Debate

ANÁLISIS

Roberto Abusada Salah: Minería informal y exclusión

Minería informal y exclusión, por Roberto Abusada Salah

MINING PRESS/El Comercio

ROBERTO ABUSADA

El Estado lleva años intentando sin éxito formalizar a la minería informal. El esfuerzo del anterior gobierno constituye un amplio catálogo de desatinos. Se le exigía a un minero artesanal que extrae unas cuantas latas de piedras al día los mismos requisitos que a una mina que procesa 300.000 toneladas diarias, o la aplicación de métodos que rayan con lo socialmente criminal, como dinamitar maquinarias que bien se podrían decomisar. La idea de que tales políticas podrían cumplir algún objetivo benéfico es solo concebible emergiendo de algún conjunto de mentes perturbadas. Del total de mineros informales, unos 70 mil se acogieron al proceso de formalización ofrecido por el Estado, y solo el 0,2% de ellos pudo sortear los alucinantes requisitos. Lograba así el ‘Gobierno de la inclusión’ perpetrar una innoble tarea de exclusión masiva. 

Con los decretos legislativos 1293 y 1336 emitidos por el Ejecutivo en los últimos doce días, al amparo de las facultades delegadas por el Congreso, se intentará nuevamente formalizar a la minería informal. Estos decretos demuestran un grado de comprensión conmensurablemente mayor del problema de la informalidad minera, pero son insuficientes para lograr el objetivo, y menos aun bajo la administración de los gobiernos regionales. 

 

Se debe diferenciar la minería artesanal de socavón que opera principalmente en zonas desérticas y que ocupa al grueso de los informales, de la minería aluvial de oro en las zonas de selva. La primera no incluye necesariamente el procesamiento metalúrgico, mientras que la aluvial utiliza mercurio que se ventea en el medio ambiente causando un daño enorme que trasciende al área de sus operaciones. Al daño que causa esta última modalidad de explotación, hay que agregar el de la deforestación. Ante las acciones de interdicción y la imposibilidad de cumplir con barreras absurdas, los mineros aluviales conservan sus áreas concesionadas como coartada, pero obligados por tales barreras se internan en la selva afectando áreas de reserva. Esto no implica que se deba prohibir la minería aluvial, sino obligar a cambiar el actual proceso de extracción del oro por el que se usa en países ambientalmente responsables como Canadá, donde el circuito cerrado para el uso del mercurio es obligatorio, evitando que se disperse en el ambiente. 

Tanto en el caso de la minería de socavón como en el de la aluvial, se debe partir por prohibir el uso de cianuro y mercurio fuera de las plantas donde se procese el mineral. 

El Estado debe controlar estrictamente la utilización de estos insumos, y ayudar a que todos los mineros pequeños y artesanales tengan acceso a plantas de procesamiento formales, fomentando a la vez el incremento de estas en todo el territorio. Un ente estatal especializado, ubicado en la vecindad de las plantas, concentraría todas las tareas de asistencia en formalización, impartiría directivas de seguridad laboral y asistencia técnica general, además de verificar el cumplimiento tributario. El pequeño minero vería sus ingresos incrementados al tener acceso a un proceso industrial eficiente. 

Las ideas aquí expuestas ciertamente son solo esquemáticas, y excluyen la consideración de varias otras medidas a adoptar como la necesidad de normar un sistema razonable para la adquisición, transporte, almacenamiento y uso de muy pequeñas cantidades de explosivos, poniendo fin a la ilegal venta de estos a informales por parte de muchos municipios y gobiernos regionales. También la conveniencia de elevar los derechos de vigencia de concesiones en áreas de explotación aluvial para financiar tareas de reforestación. Igualmente, se deberá considerar la disminución del tamaño mínimo del área denunciable, adecuándola a las características de la minería artesanal, y permitir por ejemplo denunciar una cuarta parte del actual mínimo de las cien hectáreas que abarca una cuadrícula del catastro minero. 

Hoy los empresarios de la mediana y gran minería mantienen con la minería informal una relación de mutua desconfianza. A partir de las disposiciones de la nueva legislación que facilita los acuerdos entre estos dos grupos es posible que se empiece a construir un mejor nivel de entendimiento. Más aun, la gran minería puede encontrar en el pequeño minero a un defensor de la industria minera, evitando que en su marginación se sienta tentado, como ahora, a volcar su simpatía hacia el movimiento antiminero.

Lo que sí se puede afirmar con convicción es que el Estado no puede seguir cual avestruz enterrando la cabeza en la arena, desatendiendo el derecho a ganarse la vida de cientos de miles de peruanos, avalando el despectivo epíteto de “minería mendicante” con el que alguien describió alguna vez a la actividad que permite que miles de compatriotas encuentren su sustento.

Volver a la Home
  1. Lagos: Ley laboral y minería
  2. Larraín: Chile, volver a crecer, con todos
  3. Minería y desarrollo de las comunidades en Perú
  4. Bosch: El futuro de la Ley de Generación Distribuida
  5. Viceministro de Minas Colombia: Minería bien hecha es posible
  6. Laborda: Atraso del dólar y debate
  7. Campodónico: Precios de los minerales y planificación
  8. AmCham: Desafíos a un año de la Ley de Renovables
  9. Marcos (Sinergia): ESCO, la oportunidad frente al tarifazo
  10. Ingeniero Hirschfeldt: Cuenca San Jorge, entre crisis y desafíos
  11. Instituto de Bioética: Minería con prudencia
  12. Escribe Ferreres: El desarrollo industrial argentino
  13. Dante Sica: A la espera del segundo semestre
  14. Escribe Polizzotto: Veladero y la solidaridad minera
  15. Soto: El aporte de la tecnología en el sector minero
  16. Escribe Carlin: Los locos románticos del ‘Brexit’
  17. Larraín: China gran oportunidad. Cesarin: Hacía nueva relaciones
  18. WEF: Remy (Dow), energía en el centro de la competitividad
  19. Lellis (KPMG): Desafío de la infraestructura argentina
  20. Laborda: La Rosada entre el aikido recuperar la calle
  21. Álvaro Merino: Minería, cuentas nacionales y crecimiento en Chile
  22. Daniel Bosque sobre Veladero: "En la cancha se ven los pingos"
  23. Oppenheimer: EEUU regala excusa a Cuba y Venezuela
  24. Gadano: Desarrollo nuclear argentino. Fraga: La clave del viaje a Holanda
  25. Zuleta: La batalla que se viene por el "compre nacional"
  26. Escribe Ricardo Alonso: El explorador Leopoldo Arnaud
  27. Experto: Financiar la obra pública con inversión privada
  28. Campodónico: En Petroperú no basta la regla de 3
  29. Guadagni: Superar el retroceso energético
  30. Escribe Ricardo Alonso: El arte de matar libros
  31. Bruce: Cuando la oportunidad pasa de largo
  32. Bonelli: Inversores y CF presa. Kirschbaum: Onda expansiva y corrupción
  33. Fraser vs. Chile: Escriben García Hurtado y Francisco Orrego
  34. De Castro y Polizzotto: Dos miradas sobre la minería y su comunicación
  35. Asís: Karma del apellido y escándalos autogenerados. Scibona: Medio lleno, medio vacío
  36. Diego Dillemberger: ¿El modelo de Shell vale para Macri?
  37. Woods (CEO Exxon): Futuro, oportunidades y desafíos
  38. After Alumbrera: La apuesta posible
  39. Ingeniero Cosio: YPFB hace lo que puede y Refinor un buen negocio
  40. Ricardo Alonso: Talco, piedra sapo y jesuitas
  41. Bonelli: Informe oficial y Correogate
  42. Restrepo Ibiza (Corpoica): El poder dela bioeconomía
  43. Requena: PPK a la sombra de Toledo
  44. Escribe Lavandaio: Reflexiones sobre el Espacio de Diálogo Minero
  45. Machinea: La economía que recibieron los presidentes democráticos
  46. Adrogué: Vaca Muerta, desafío y productividad
  47. Serrano (Struturalia): Ingenieros del 2020 expertos en renovables y 3D
  48. Oña: Tarifas a la medida de los inversores. Sica: Dilemas económicos en año electoral
  49. Vergara: Ponerle corazón a la minería
  50. Ex Rotaeche: El recambio energético en la Argentina
Reciba Mining Press
 

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual