Debate

OPINIÓN

De Castro y Polizzotto: Dos miradas sobre la minería y su comunicación

De Castro: LAS TRAMPAS DE LA COMUNICACIÓN MINERA. PARTE 1

MINING PRESS/ENERNEWS

JOSÉ GUSTAVO DE CASTRO ALEM*

Alguien se acercó una vez a Sócrates para contarle el último rumor: - Voy a contarte la última noticia que se comenta en Atenas sobre nuestro amigo X. - Antes de contármela, dime primero ¿lo averiguaste tú mismo, o solo te lo han contado? - Me lo han contado, pero lo dan por cierto. - O sea ¿qué no puedes estar totalmente seguro porque no lo has podido averiguarlo tú mismo. Solo piensas que es cierto ¿exacto? - Efectivamente, así es. - Y dime, la transmisión de esta "noticia" ¿va a beneficiar a nuestro amigo? - No exactamente. De hecho, podría... perjudicarle. - Otra cosa para terminar, ¿escucharlo me resultará provechoso en algo, me aportará algo de lo que carezco ahora? - La verdad es que no. No es más que una noticia. - Sí. Y por lo que entiendo, una noticia que ni puedes certificar que es cierta, ni va a beneficiar a nuestro amigo, ni me va a proporcionar algo útil. Así que si no es cierta, ni bondadosa ni útil, no me comentes esta noticia y permíteme que te recomiende que tú mismo la olvides.

La Trampa de las Expectativas

En nuestro medio globalizado, existen numerosas trampas y espejismos de comunicación que no nos permiten reconocer un desafío. Más aún, nos obnubila con respuestas simples ante problemas muy complejos, como las relaciones humanas.

Nuestro siempre vigente problema de lograr consenso general para hacer Minería se simplifica como un ¨problema de comunicación¨ (ya pasaron más de 15 años desde la ley de Inversiones Mineras). En reuniones entre nosotros, ¨mineros¨, que no estamos en forma constante en un socavón, en un open pit o en una planta de procesos, aparecen los mismos argumentos y más o menos, las mismas ¨soluciones¨.

El fundamento de este breve artículo es, al menos, mostrar un punto de vista diferente de las razones de por qué nos va como nos va. No necesariamente solucionaremos el problema, y quedará mucho más evidente cuando presente otras trampas de comunicación. Esta lucha de mostrar lo positivo y negativo es de fuerzas muy disimiles. El agravante es que, ni en nuestro entorno inmediato, muchas veces entendemos todos los temas planteados por una sociedad confundida, y con sentimientos e intereses muchas veces contrapuestos con los de nuestra industria. No es un tema de ¨ignorancia¨ o de saber o no saber algo. Es un tema de creer en lo que se está haciendo.

Una de las trampas es creer que lo que hacemos es percibido como bueno. Existe un principio de Marketing, aplicable a todo nuestro quehacer que podría resumirlo como:  

No es bueno algo objetivamente o intrínsecamente bueno, sino dependiendo del que lo percibe.

Supongamos una situación inicial donde algo tiene una base cero, por ejemplo, impuestos percibidos por una provincia, empleos, etc. En determinado momento de este mundo hipotético se le asigna a la provincia el derecho de todos los minerales de sus suelo y está (llámese Gobierno/Estado) considera que las riquezas son muy grandes. ¿Por qué? Informes internacionales, valores de mercados, precio altos, etc. ¨dicen que es un muy buen negocio¨.

Aumentan las expectativas de este grupo, quien coordina burocráticamente gastando recursos propios, oficinas, empleados, etc., etc. De pronto, aparece una empresa que tiene un proyecto factible y con las comunidades se comienza a hablar de lo excelente del proyecto, de los millones de dólares de inversión y de los ¨muchos¨ puestos de trabajo.

La pregunta: ¿Si Ud. no fuese minero, que sería para Ud.: una gran riqueza para la provincia, una gran cantidad de puestos de trabajo, etc., etc.?

En general, creo generamos expectativas muchas veces superiores a las que suponemos y así la mayoría del Público (stakeholders) considera luego que fueron ¨engañados¨. ¿Por qué? Nuestro entorno nacional e idiosincrasia está acostumbrado a anuncios rimbombantes y solamente tienen efecto cuando hablamos de miles de puestos de trabajo, muchos millones de dólares y pocos litros de agua.

En mis actividades profesionales he visto o al menos creo percibir, que es una de los problemas que afrontamos como sector industrial. Uno de los tantos.

Luego nos repetimos que debemos informar para cambiar la tendencia y se nos pasan los años y la percepción negativa supera a la positiva, por esta como una de las trampas.

¿No nos deberíamos preguntar primero que es lo que esperan de nosotros ¨Minería¨ aquellos que no son del palo? Deberíamos ser mucho más psicólogos que simples informadores de situaciones fácticas.

Existen otras muchas trampas comunicacionales que nos confunden, y sin considerar esto como la verdad total, me interesa despertar el debate.

COMO RESUMEN

+No es importante que algo sea bueno, sino que sea igual o mejor que lo que alguien espera.

+Para mostrar que la Minería es buena creamos expectativas contraproducentes.

+Los Objetivos de los tomadores de decisión o quienes reciben el mensaje son diferentes.

+¡Se debe prever el manejo de expectativas!

+¨Vamos a generar 150 puestos de trabajo genuinos¨

+Mineros: Vamos a pagar 8.000.000 de pesos de regalías (el 3 %). Provincia/Público en General: Solo el 3 %, ¿viste lo que facturan?


* Ingeniero de Minas. Gerente de Mina Casposo

 

Polizzotto: Cómo gestionar el conflicto es el desafío

ANDREA POLIZZOTTO*

Productividad, contaminación del agua y relación con el entorno, son hoy los problemas más importantes para la gran minería.

Así lo reveló el sondeo realizado en San Juan, por Radio Estación Minera San Juan,  entre más más de 200 personas relacionadas con la actividad. El objetivo de esta compulsa fue revisar el grado de aceptación de la minería en un contexto de turbulencias políticas, sociales y económicas que enfrenta la provincia y la Argentina.

En Chile, por ejemplo, la productividad ha estado en el centro del conflicto de Minera Escondida. La empresa dice que la productividad debe aumentar y el sindicato movilizado responde que ellos ya son los más eficientes de la industria y no han recibido la justa remuneración por ello. Este debate no sólo se da en la mina en ese paísoperada por la anglo australiana BHP Billiton. También traviesa a la gran minería mundial, porque los trabajadores y sindicatos se sienten inamovibles mientras las compañías exigen profesionalismo, capacidad y compromiso.

El desafío está en elevar la productividad laboral, del capital y de los recursos geológicos y humanos. Y si bien hay acciones que pueden hacer las mineras para implementar estas mejoras tienen que sortear la rigidez de las normas laborales o de sus resoluciones de calificación ambiental.

Hay otras medidas que requieren “mejorar la calificación del capital humano a todo nivel, desde los ejecutivos a los operadores, pasando por los supervisores”. Pero es necesario además, no sólo modificar ciertas leyes laborales y su aplicabilidad, sino también la manera de gestionar los conflictos. No es necesario y suficiente sólo juzgar, resulta imperativo una gestión del conflicto profesional y un verdadero compromiso del poder político y judicial a la hora de enfrentar una huelga.

En relación con el agua, este tema surge por los últimos derrames que hubo en Veladero, y que vio afectada a toda una zona de influencia minera, la mayor exigencia de usar normas de calidad y control participativo en la actividad minera, sería el puntapié para darle un viso de legalidad y aceptación comunitaria.

Con respecto a los vínculos con el entorno,  la industria minera, debería trabajar con las compañías en exploración y explotación,  para que la actividad sea “cada vez más virtuosa, inclusiva y sustentable”. Más allá de las palabras agradables, esto implica varias cosas concretas, como: reconocer los impactos positivos y negativos de una faena o actividad minera, gestionarlos y ser transparentes en este proceso; profesionalizar las relaciones comunitarias y gestar alianzas territoriales.

Sin un compromiso serio por parte de todos los integrantes de la gran cadena que es la minería a gran, mediana y pequeña escala, la sustentabilidad no será posible, pero sobre todo si quienes nos gobiernan y ejercen el poder de turno no se capacitan y comprometen con los intereses y necesidades del sector, si no aprenden a relacionarse más allá de sus oficinas con la empresa y la comunidad.

Y cuando decimos comunidad, no nos estamos refiriendo sólo a  habitantes de las zonas de influencia minera. Este concepto debe incluir a trabajadores, sus familias, maestros, médicos, autoridades municipales, pero por sobre todo a escuchar a los directivos de las compañías, a quienes están día a día en el proyecto minero y su gestión. Si no se hace un trabajo inclusivo e integrador de todos los actores intervinientes en el sector, nunca se llegará a un desarrollo genuino y sustentable. La minería puede tener un futuro alentador para aquellos pueblos que sólo cuentan en su capital geográfico con montañas y minerales. Bien gestionada puede llevar a la gloria,  pero sin gestión o con gestión deficiente, llevará a batallas perdidas.

Una vez más, debemos aprender de los errores pasado. Una lección que nos dice que cada  acción merece una reacción profesional, consensuada y ejecutada con autoridad y responsabilidad.

La autoridad y los poderes públicos están para ser utilizados en el momento oportuno y de la forma conveniente. Oportunidad y conveniencia, a la hora de la producción y la  productividad de sector dinámico y esencial, no tienen nada que ver con la conveniencia política. Tomar una decisión adecuada  es lo que necesita una comunidad y sus trabajadores para crecer con responsabilidad y sustentabilidad, pero principalmente por el profesionalismo y compromiso que merece cualquier actividad.

Gobernantes y políticos deberían estar a la altura de las circunstancias y tomar decisiones con la frialdad y responsabilidad que requiere su cargo y no basándose en expectativas puestas en una futura elección. Aquí también vale la regla de que para que un sistema funcione son necesarias reglas claras aplicadas con objetivad. 

 * Abogada. Directora de Estación Minera 95.9

 

 

 

Volver a la Home
  1. Álvaro Merino: Minería, cuentas nacionales y crecimiento en Chile
  2. Daniel Bosque sobre Veladero: "En la cancha se ven los pingos"
  3. Oppenheimer: EEUU regala excusa a Cuba y Venezuela
  4. Gadano: Desarrollo nuclear argentino. Fraga: La clave del viaje a Holanda
  5. Zuleta: La batalla que se viene por el "compre nacional"
  6. Escribe Ricardo Alonso: El explorador Leopoldo Arnaud
  7. Experto: Financiar la obra pública con inversión privada
  8. Campodónico: En Petroperú no basta la regla de 3
  9. Guadagni: Superar el retroceso energético
  10. Escribe Ricardo Alonso: El arte de matar libros
  11. Bruce: Cuando la oportunidad pasa de largo
  12. Bonelli: Inversores y CF presa. Kirschbaum: Onda expansiva y corrupción
  13. Fraser vs. Chile: Escriben García Hurtado y Francisco Orrego
  14. Asís: Karma del apellido y escándalos autogenerados. Scibona: Medio lleno, medio vacío
  15. Diego Dillemberger: ¿El modelo de Shell vale para Macri?
  16. Woods (CEO Exxon): Futuro, oportunidades y desafíos
  17. After Alumbrera: La apuesta posible
  18. Ingeniero Cosio: YPFB hace lo que puede y Refinor un buen negocio
  19. Ricardo Alonso: Talco, piedra sapo y jesuitas
  20. Bonelli: Informe oficial y Correogate
  21. Restrepo Ibiza (Corpoica): El poder dela bioeconomía
  22. Requena: PPK a la sombra de Toledo
  23. Escribe Lavandaio: Reflexiones sobre el Espacio de Diálogo Minero
  24. Machinea: La economía que recibieron los presidentes democráticos
  25. Adrogué: Vaca Muerta, desafío y productividad
  26. Serrano (Struturalia): Ingenieros del 2020 expertos en renovables y 3D
  27. Oña: Tarifas a la medida de los inversores. Sica: Dilemas económicos en año electoral
  28. Vergara: Ponerle corazón a la minería
  29. Ex Rotaeche: El recambio energético en la Argentina
  30. Aranguren aclara sobre sus consejos para ahorrar energía
  31. Scibona: Pesos y contrapesos del tarifazo eléctrico
  32. Morales Solá: Complicaciones para Macri en la era Trump
  33. Experta: ¿Cómo reducir el déficit energético argentino?
  34. Arbe (Scotiabank): Tratando de entender al gobierno PPK
  35. Jorge Castro: El boom del shale en Estados Unidos
  36. Los Andes: Vaca Muerta, el valor de la negociación
  37. Sica (Abeceb): Proteccionismo versión Macri. Sarlo polémica: Macri parecido a Trump
  38. Eficiencia Chile: Errores de invierno, los pagas en verano
  39. Quinzio (Voces Mineras): ¿Por qué esperar para fomentar el litio?
  40. Alvaro Ríos Roca: Estrategia para el Lote 58 y el GSP
  41. El Ancasti: Minería al garete
  42. Bosch: Año Renovables y desafios
  43. Aranguren replica a Navajas (FIEL) por exportaciones de gas. De Pablo: Vaca Muerta y Arabia
  44. López y Sturla: Cómo captar la riqueza del cobre
  45. Lamothe (Abeceb): Minería argentina, con más impuestos que Chile y Perú
  46. Campodónico: Todo para las APP en Perú
  47. Oña: Vaca Muerta vs. importaciones. Montamat: Acuerdo abre el debate
  48. Ricardo Alonso: Los Incas y la Geología
  49. Universidad Austral:¿Pragmatismo estadounidense en Vaca Muerta?
  50. Vaca Muerta x2: Macri: Acuerdo para crecer. Scibona: Inversiones a domicilio
Reciba Mining Press
 

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual