Debate

Fraser vs. Chile: Escriben García Hurtado y Francisco Orrego

Documentos Especiales Mining Press

García Hurtado

La minería, sabemos, es importante para Chile. Si consideramos los últimos 35 años –con sus ciclos de alta y de baja-  la minería en promedio ha aportado poco más del 10% del ingreso nacional, del 15 % de los impuestos y del 20% de la inversión. Un gran motor de desarrollo. El país también tiene muy positivas perspectivas de futuro, ya que el 30% de las reservas conocidas de cobre se ubican en Chile. Tenemos el potencial de seguir siendo el principal productor del mundo y, con ello, seguir beneficiándonos de nuestra riqueza natural.

Sin embargo, en el último tiempo hemos recibido varios llamados de atención que nos invitan a hacer las cosas de una nueva manera. Ha caído el empleo y la producción minera. Más grave aún si en el período 2011-2014 había U$ 100.000 millones en proyectos de inversión y el 70% estaban activos; en la actualidad solo hay U$ 68.000 millones y la mitad de ellos están activos. O sea los proyectos activos de inversión cayeron a la mitad. Esto ha significado que por primera vez en la historia Perú invierte más en minería que Chile.

A ello se suma el reciente reporte del Instituto Fraser que mide la percepción empresarial respecto del atractivo de invertir en minería en Chile. En los años 2012-2015 Chile siempre se ubicó en el primer decil del indicador de atracción de inversiones; este año descendimos al cuarto decil. La caída se explica por un radical descenso en el indicador de prácticas regulatorias donde pasamos de estar entre los primeros lugares a la zona media de los más de 100 distritos mineros analizados. Buena parte de la caída se explican por la incertidumbre que generan ciertas prácticas regulatorias y por la falta de información geológica. Dos desafíos perfectamente asumibles y ya identificados como necesarios por el acuerdo “Minería una plataforma de desarrollo para Chile” que muy diversos actores lográramos hace un par de años.

Afortunadamente el precio del cobre ha empezado a subir y todo hace pensar que la parte más baja del ciclo de precios de los minerales ya pasó; se ha iniciado un nuevo ciclo. Dada la gran cantidad de años que lleva poner un proyecto minero en construcción, aprovechar este nuevo ciclo requiere que se tomen decisiones ahora. Con claridad estamos recibiendo el mensaje del mundo inversionista: debemos hacer las cosas de otra manera si queremos mejores resultados y, como viéramos al principio, lo que está en juego es un gran pedazo de nuestra economía.

Francisco Orrego

En la versión 2017 del informe se destacan como motivos de especial preocupación la incertidumbre que generan las indefiniciones en el uso del territorio, la creciente judicialización de los proyectos y la insuficiente información geológica básica, aspectos todos sobre los que existe escaso avance y donde hay mucho espacio para mejorar. Mientras el actual gobierno ha puesto el foco principal de su política minera en el desarrollo de Codelco como empresa estatal, la incertidumbre regulatoria en el sector –y todo lo que ella implica– sigue siendo un tema pendiente de solución.

En los próximos días se celebra en Toronto, Canadá, uno de los principales eventos de la minería mundial, la “Prospectors and Developers Association of Canada” o “PDAC” (por sus siglas en inglés), a la cual asisten empresas del rubro, inversionistas, proveedores, financistas y analistas especializados de todos el mundo, siendo un importante espacio de atracción de inversiones para la minería chilena.

Pero lamentablemente, en esta ocasión, nuestro país concurrirá y participará con un sabor amargo. Recientemente se dio a conocer el Informe del Fraser Institute (Canadá), que sirve como barómetro sobre las diversas jurisdicciones más atractivas para atraer inversionistas al sector minero, y los resultados de dicho informe no son buenos ni alentadores para nuestro país.

Chile cayó 28 lugares en un año, ocupando el lugar 39, siendo superado, por primera vez, por Perú (puesto 28).
Aunque el informe Fraser venía anticipando una caída de nuestro país en este ranking mundial en los últimos años, el fuerte deterioro exhibido por Chile en esta última encuesta debe ser tomado por nuestras autoridades políticas y económicas como una señal de alerta, en especial considerando que el informe no solo contempla factores geológicos para determinar los resultados sino que también incluye variables de ambiente político y de regulación en torno al desarrollo de la actividad minera. En efecto, este resultado es claramente una señal de que la percepción de Chile por parte de los inversionistas ha desmejorado notoriamente.

Pero este resultado no debería sorprendernos. Ya a partir del informe del año 2014, los inversionistas empezaron a manifestar sus primeras preocupaciones en relación con la incertidumbre que generaba el nuevo gobierno. Los anuncios en aquel entonces sobre la reforma tributaria, la eliminación del DL 600 y la reforma constitucional fueron, entre otros, los aspectos más cuestionados por los inversionistas. Un verdadero presagio de lo que sucedería durante la actual administración. No cabe duda que el programa de gobierno, las reformas tributaria y laboral y el proceso constituyente son aspectos que han influido negativamente en la percepción que existe sobre el atractivo de nuestro país para atraer inversiones. Los inversionistas, en especial en el ámbito minero, valoran jurisdicciones con reglas claras y de largo plazo, donde impere la certeza jurídica y la estabilidad regulatoria, aspectos en los cuales nuestro país hoy es cuestionado.

En la versión 2017 del informe se destacan como motivos de especial preocupación la incertidumbre que generan las indefiniciones en el uso del territorio, la creciente judicialización de los proyectos y la insuficiente información geológica básica, aspectos todos sobre los que existe escaso avance y donde hay mucho espacio para mejorar. Mientras el actual gobierno ha puesto el foco principal de su política minera en el desarrollo de Codelco como empresa estatal, la incertidumbre regulatoria en el sector –y todo lo que ella implica– sigue siendo un tema pendiente de solución.

Esta será una tarea a la cual deberá abocarse el próximo gobierno si realmente quiere poner al crecimiento económico y la generación de empleo como uno de sus focos principales, a través del aporte que hace el sector minero al desarrollo y progreso de todos los chilenos.

Volver a la Home
  1. Lagos: Ley laboral y minería
  2. Larraín: Chile, volver a crecer, con todos
  3. Minería y desarrollo de las comunidades en Perú
  4. Bosch: El futuro de la Ley de Generación Distribuida
  5. Viceministro de Minas Colombia: Minería bien hecha es posible
  6. Laborda: Atraso del dólar y debate
  7. Campodónico: Precios de los minerales y planificación
  8. AmCham: Desafíos a un año de la Ley de Renovables
  9. Marcos (Sinergia): ESCO, la oportunidad frente al tarifazo
  10. Ingeniero Hirschfeldt: Cuenca San Jorge, entre crisis y desafíos
  11. Instituto de Bioética: Minería con prudencia
  12. Escribe Ferreres: El desarrollo industrial argentino
  13. Dante Sica: A la espera del segundo semestre
  14. Escribe Polizzotto: Veladero y la solidaridad minera
  15. Soto: El aporte de la tecnología en el sector minero
  16. Escribe Carlin: Los locos románticos del ‘Brexit’
  17. Larraín: China gran oportunidad. Cesarin: Hacía nueva relaciones
  18. WEF: Remy (Dow), energía en el centro de la competitividad
  19. Lellis (KPMG): Desafío de la infraestructura argentina
  20. Laborda: La Rosada entre el aikido recuperar la calle
  21. Álvaro Merino: Minería, cuentas nacionales y crecimiento en Chile
  22. Daniel Bosque sobre Veladero: "En la cancha se ven los pingos"
  23. Oppenheimer: EEUU regala excusa a Cuba y Venezuela
  24. Gadano: Desarrollo nuclear argentino. Fraga: La clave del viaje a Holanda
  25. Zuleta: La batalla que se viene por el "compre nacional"
  26. Escribe Ricardo Alonso: El explorador Leopoldo Arnaud
  27. Experto: Financiar la obra pública con inversión privada
  28. Campodónico: En Petroperú no basta la regla de 3
  29. Guadagni: Superar el retroceso energético
  30. Escribe Ricardo Alonso: El arte de matar libros
  31. Bruce: Cuando la oportunidad pasa de largo
  32. Bonelli: Inversores y CF presa. Kirschbaum: Onda expansiva y corrupción
  33. De Castro y Polizzotto: Dos miradas sobre la minería y su comunicación
  34. Asís: Karma del apellido y escándalos autogenerados. Scibona: Medio lleno, medio vacío
  35. Diego Dillemberger: ¿El modelo de Shell vale para Macri?
  36. Woods (CEO Exxon): Futuro, oportunidades y desafíos
  37. After Alumbrera: La apuesta posible
  38. Ingeniero Cosio: YPFB hace lo que puede y Refinor un buen negocio
  39. Ricardo Alonso: Talco, piedra sapo y jesuitas
  40. Bonelli: Informe oficial y Correogate
  41. Restrepo Ibiza (Corpoica): El poder dela bioeconomía
  42. Requena: PPK a la sombra de Toledo
  43. Escribe Lavandaio: Reflexiones sobre el Espacio de Diálogo Minero
  44. Machinea: La economía que recibieron los presidentes democráticos
  45. Adrogué: Vaca Muerta, desafío y productividad
  46. Serrano (Struturalia): Ingenieros del 2020 expertos en renovables y 3D
  47. Oña: Tarifas a la medida de los inversores. Sica: Dilemas económicos en año electoral
  48. Vergara: Ponerle corazón a la minería
  49. Ex Rotaeche: El recambio energético en la Argentina
  50. Aranguren aclara sobre sus consejos para ahorrar energía
Reciba Mining Press
 

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual