Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Escribe Muchnik Los vaivenes de la extrema derecha

MINING PRESS/ La Nación

 

DANIEL MUCHNIK*

La escritora, periodista y documentalista brasileña Eliane Brum, que tiene a su cargo el sitio "desacontecimientos.com" escribió una larga nota donde ubica el arribo de Bolsonaro al poder como el "triunfo del hombre mediocre", que está atado a la opinión que le brinden en su gabinete, un verdadero mosaico de opiniones diversas, todas con un toque extremadamente religioso.

Más el respaldo de los ruralistas, que quieren arrasar el Amazonas para ampliar la geografía de las cosechas. Y de los evangelistas que han erigido la religión en una fuente millonaria de ingresos. Eliane dice que nada puede sorprender, que todos tenemos en nuestras familias un Bolsonaro, el que quiere acabar a la delincuencia con una masacre, el que grita e intenta imponerse, el que tiene asco de lo foráneo, el que fija los parámetros de aquello que es moral o inmoral, que habla bien de los blancos y heterosexuales y muy mal de los no tienen el mismo color de piel o son extranjeros.

El mismo que extraña los tiempos del sometimiento de las masas a gobiernos fuertes, sin que reclamen por sus derechos y conquistas, "porque no se lo merecen". El que odia a Lula y al PT no porque hayan robado las arcas públicas sino porque han respaldado conquistas de los más desplazados de la sociedad, "que no se lo merecen".

 Es cierto que Argentina depende comercialmente en extremo de Brasil, que Macri deberá negociar ahora, en enero, con pies de plomo, que debe esforzarse en encontrar temas de conveniencia mutua. Los une ser ahijados de Donald Trump. La lucha conjunta contra el narcotráfico, por ejemplo, sería un tema para el diálogo.

 Otro es mejorar el negocio del Mercosur. El "entente" cordial de ambos con Estados Unidos. Mirá también Bolsonaro reivindica los otros 70 y deja a Macri como un moderado Bolsonaro ya se adelantó y calmó a Washington ofreciéndole una base operativa militar en su territorio.

No es la primera vez que Brasil se acurruca en los brazos de la nación del norte. Argentina, por el contrario, cedió una base a China que, diplomáticamente, se ha dicho que ayuda en la comunicaciones con las investigaciones que se llevan adelante en el lado oculto de la Luna y lo que espera hacer con otros planetas.

Todo, seguramente, a cambio de la ayuda financiera de Pekín a nuestro Banco Central. Durante la Segunda Guerra Mundial, en medio de la dictadura de Getulio Vargas, Brasil le ofreció, del mismo modo que ahora, una base marítima y aérea y varios miles de soldados brasileños batallaron en la reconquista de Europa dominada por los nazis.

 A cambio de esta estrecha alianza Brasil recibió ayuda de Estados Unidos para crear su primera e imponente siderúrgica. Pero 4000 uniformados brasileños perdieron la vida en la Batalla de Monte Cassino, en Italia y 20 navíos fueron hundidos por submarinos y barcos de guerra alemanes. Mientras tanto Argentina se mantenía neutral, una estrategia que le costaría muchísimo remontar en la consideración internacional, a través de los años.

Esta vez la extrema derecha, que ha ganado lugares decisivos en el mundo, está aquí cerquita, cruzando la frontera, ya manda en el país vecino. Y esta postura está manteniendo una mirada atenta para la toma del poder en Europa. Este año se realizan las elecciones para representantes ante el Parlamento Europeo y este acto mostrará el nivel alcanzado por los extremistas. Donald Trump, desde Estados Unidos, también representa ese nacionalismo ciego, absurdo y sin propósitos claros.

Un reciente libro , titulado "Las Nuevas Caras de la Derecha", trae las respuestas de una extensa entrevista a Enzo Traverso, uno de los más destacados historiadores de las ideas del siglo XX, Es autor, también, de numerosos libros sobre la actualidad política internacional y ha sido profesor visitante en distintos centros universitarios de Europa y Estados Unidos.

Otros libros de actualidad se refieren a la contracara, al "populismo de izquierdas", como el editado por la politóloga Chantal Mouffé, viuda de Ernesto Laclau, figuras admiradas y consultadas por el kirchnerismo.

 Si se tuviera que sintetizar el análisis de Mouffé es que hay que gestar con rapidez ese "populismo de izquierdas" para contrarrestar el éxito del "populismo de derechas". Una banalidad. Según Traverso, los movimientos de extrema derecha son "posfascistas" ( no "neofascistas"). Sin embargo, el peligro es que puede ser un vestigio, un fenómeno residual, un intento por prolongar y generar una vez más el viejo fascismo que se extendió en Europa entre la Primera y Segunda Guerra Mundial.

 El "posfacismo" se ha emancipado del fascismo clásico, aunque en la mayoría de los casos lo conserva como matriz. De todas maneras estos años no son los del treinta en Europa. De todas maneras hay que tener en cuenta su evolución porque aquella primera ideología se ha ido transformando.

Para Traverso el "posfacismo" es patrimonio del siglo XXI, que explica su pensamiento fluctuante, inestable, a menudo contradictorio, en el cual se mezclan distintas filosofías políticas. Una cosa es el actual gobierno italiano, xenófobo, racista, antieuropeísta y otra muy distinta el "Movimiento por una Hungría Mejor"(Jobbik) que reivindica una continuidad ideológica con el fascismo histórico.

Del mismo modo es diferente el nacionalismo extremo  (que se expresa en el Brexit) de los adeptos a los símbolos nazis que desfilan en las ciudades de lo que fue Alemania Oriental comunista, antes de la unificación. El ideal europeísta es antiguo para Traverso, data incluso de algunos intentos en el siglo XIX.

 Los estadistas conservadores que, terminada la Segunda Guerra Mundial estaban animados para elaborar una comunidad europea sólo deseaban conseguir una paz duradera en el continente. La Unión Europea de hoy se alejó mucho de su proyecto inicial que contemplaba la integración económica ( el acero y el carbón) como premisa de una construcción política que culminaría en una Confederación de Estados.

Poco a poco fue erosionando las soberanías nacionales para someter al continente a la soberanía supranacional y global de los mercados financieros. Y a la burocracia con sede en Bruselas. Luego sobrevino la crisis del 2008 y luego la de los refugiados o migrantes que la Unión Europea como tal no pudo manejar. Todo esto forzó una radicalización de los movimientos ideológicos que están cada vez más expandiéndose en el viejo continente.

 El freno son las fuerzas que dominan la economía global -lo que se da en llamar el capitalismo financiero- que no apuestan por Marine Le Pen , expresión del nacionalismo posfascista sino a la Unión Europea. Por eso se opusieron al Brexit y por eso , en la campaña electoral norteamericana, Wall Street apoyó a la demócrata Hilary Clinton y no a Donald Trump. La extrema derecha exhibe rostros diferentes y no se la puede combatir de la misma manera en cada país involucrado o tomado por ella. Según Traverso no se puede identificar a la extrema derecha con el "nacional populismo".

Representa un problema cuando se la utiliza como sustantivo, como concepto. Traverso prefiere utilizarla como adjetivo. El populismo es, para Traverso un "estilo" político, no una ideología. Es un método retórico consistente en exaltar las supuestas "virtudes naturales" del pueblo, en oponer el pueblo a las élites,la sociedad civil al sistema político para movilizar a las masas contra el sistema.

El populismo, insiste Traverso se ha convertido en una cáscara vacía que puede llenarse con los contenidos políticos más diferentes.

También hay exageraciones. Cuando el orden neoliberal, con sus desigualdades se ve enarbolado como norma, automáticamente, todas la oposiciones resultan populismos. Asegura Traverso: "Populismo" es una categoría con la cual intentan inmunizarse élites políticas cada vez más alejadas de las necesidades de las distintas sociedades.

*Periodista, escritor, licenciado en historia

Volver a la Home
  1. Victoria Paz: Corfo y el avance en la cadena de valor
  2. Delgado: Perú, el país más rico del mundo
  3. El Ancasti: Agua Rica, la licencia social perdida y otra DIA por delante
  4. Bonelli: Recesión y ortodoxia monetaria no frenan inflación argentina
  5. Experto: Energética de Bolivia, factor integracionista en América Latina
  6. Bronstein: La historia de YPF merece otra grandeza
  7. Escribe Ruocco (CEDYAT): Gasoductos al filo del tiempo en Argentina
  8. Luis Sapag: El fracking, ¿puede generar sismos?
  9. Escribe Álvaro Ríos Roca: Nueva exploración en Bolivia traerá más gas competitivo al Cono Sur
  10. Escribe José Marún: La noticia de mayor potencial en la minería Argentina
  11. Pagni: Neuquén, una batalla de impacto nacional
  12. Ana Jara: Gas natural, tan cerca y tan lejos de los peruanos
  13. Cabot: Trípode de poder a la sombra de los negocios petroleros
  14. Fernando Castro: Vaca Muerta y el trabajo del futuro
  15. Marchese (Finning): En minería la cautela es siempre una buena consejera
  16. Bonelli: El FMI cuestiona la estrategia contra la inflación
  17. Pagni: La ofensiva del Gobierno en España contra los Eskenazi
  18. Raúl Vila: Qué bondadosos somos los argentinos
  19. Cabot: Vaca Muerta, los ecos judiciales de un negocio con tres cabezas
  20. Spurrier: ¿Queremos o no Minería en Ecuador?
  21. Montamat: Estrategia energética, un modelo económico alternativo
  22. Marcelo Bonelli: Datos concretos del lavado K
  23. Escribe Eddy Lavandaio: Las dos minerías
  24. La revolución renovable y el problema con el litio
  25. Guadagni: Cómo superar el retroceso energético
  26. Experto: Oro y plata, el refugio más inteligente
  27. Oro baja al ritmo del dólar ¿Oportunidad de compra?
  28. Víctor Gobitz: Qué hará el Perú en PDAC 2019
  29. Análisis: Pemex, condenado. Plan de los inversores
  30. Editorial La Nación:La tragedia minera en Brasil
  31. Bonelli: Macri citó a economistas y les pidió una propuesta global
  32. Escribe Zárate: Pemex, AMLO y cómo perder las reservas petroleras
  33. Dalmati (ORSEP): La seguridad de los diques en Argentina
  34. Muchnik: El daño que el mito del país rico le ha hecho a la Argentina
  35. Ká Bernal: Chile es el ganador por compras de gas a Argentina
  36. Ricardo Alonso: ¿Quién fue Schneidewind?
  37. Alvaro Ríos: Gas boliviano no será imprescindible, pero sí importante
  38. Scibona: La restricción fiscal va a ralentizar el boom del gas
  39. Guiñazú: Tragedia en Brasil, la tentación de quedarse callado
  40. González (IIMCh): Debilidades de la propiedad minera afectan la exploración en Chile
  41. Escribe Montamat: Los dos bolsillos de la factura energética argentina
  42. Ruocco (CEDyAT): Brumadinho genera incertidumbre en Argentina
  43. Damjanic (Finning): Burocracia e inversión minera en Chile
  44. Jaime Abedrapo: Ley Reservada del Cobre, FF.AA. y las promesas de siempre
  45. Escribe Alonso: La apasionante historia de Tadeo Haenke
  46. Ricardo Alonso: Historia forense del medio ambiente
  47. Las energy tech cambian negocios del sector en el mundo
  48. Dos miradas sobre el gas USA: El récord en GNL y el beneficio ambiental
  49. Luis Sapag: No convencionales, mitos y verdades. Sureda: gas natural vs. renovables
  50. Experto: El desplome del gas natural no se detiene
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual