Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

NYT: El capitalismo y el cambio climático

MINING PRESS/ENERNEWS/New York Times

NATHANIEL RICO*

El problema más difícil del mundo tiene una solución tan simple que se puede expresar en cuatro palabras: dejar de quemar los gases de efecto invernadero. Exactamente cómo lograr esto es algo más complicado, pero no tan complicado como a la mayoría de los estadounidenses se les ha hecho creer. 

Como James Hansen, el don de la ciencia del clima moderno, me dijo el año pasado, "Desde el punto de vista de la tecnología y la economía, todavía es posible permanecer a menos de dos grados centígrados". Fácilmente posible. Un Informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático  provocó un terror generalizado, se hizo eco de esta conclusión. Descubrir que era posible mantener el calentamiento a 1,5 grados por encima de los promedios históricos, siempre que comenzáramos a eliminar las emisiones de dióxido de carbono. 

La mayoría de los planes de cero emisiones (“mapas de ruta”, en burócrata o “vías”, según el IPCC) proponen una combinación de los siguientes elementos: impuestos sobre el carbono, tratados internacionales efectivos, aumento de subsidios de energía renovable, disminución de subsidios de combustibles fósiles, energía nuclear, reforestación, reforma del uso de la tierra e inversiones en eficiencia energética, almacenamiento de energía y tecnología de captura de carbono. Pero cuando se trata de redactar leyes reales para lograr estas políticas, para citar a Nick Loris, miembro de la Fundación Heritage, "el diablo está en los detalles".

 Esta tensión de tráfico de influencias sería lo suficientemente dañina si hubiera logrado simplemente profundizar la ignorancia pública sobre el calentamiento global. Pero el negacionismo ha tenido efectos devastadores (para tomar prestado un término de la industria). Ha logrado aplazar la consideración significativa de casi todas las preguntas urgentes de política que ahora nos esperan, si nos tomamos en serio el intento de detener esto.

La pregunta más fundamental es si una sociedad capitalista es capaz de reducir drásticamente las emisiones de carbono. ¿Un realineamiento radical de nuestra economía requerirá un realineamiento radical de nuestro sistema político en los próximos años? Incluso si la respuesta es no, tenemos algunas decisiones que tomar. ¿Cómo, por ejemplo, deberían dirigirse los ingresos de un impuesto al carbono? ¿Deberían utilizarse para financiar proyectos de energía limpia, pagarse directamente a los contribuyentes o acumularse en el presupuesto nacional? En una democracia saludable, se podría esperar un debate público riguroso sobre esta cuestión. Pero un debate de este tipo rara vez ha surgido en los Estados Unidos porque, hasta este momento, solo un puñado de miembros republicanos de la Cámara de Representantes, de un comité de 197,

¿Y qué se debe hacer, si acaso, con las personas que pierden sus empleos una vez que las plantas de carbón, ya sea por presiones del mercado o por mandato federal, se vean obligadas a cerrar? ¿Deberían los mineros de carbón desempleados ser readiestrados como agricultores eólicos, recibir cheques de desempleo o ser abandonados a su difícil situación? También se podría imaginar un debate político sólido sobre este tema, tal vez con el derecho a dejar que los mineros se valgan por sí mismos y la izquierda que apoya un programa federal de asistencia social, si se permitiera el debate de tales preguntas.

¿Qué se debe hacer para un número mucho mayor de personas en comunidades pobres y abandonadas, tanto en los Estados Unidos como en el extranjero, que sufren más gravemente por un clima más cálido en los próximos años? ¿Qué multas deben sufrir Exxon y las otras grandes compañías de petróleo y gas por sus pecados? ¿Qué rama del gobierno debería imponer esas sanciones, y debería extenderse la responsabilidad penal a cabilderos individuales y jefes ejecutivos? ¿Deberían preservarse las plantas nucleares antiguas y en declive, y deberían encargarse plantas más pequeñas y nuevas, y quién debería tomar tales decisiones? ¿Cuánta financiación federal debería invertirse en la investigación de geoingeniería especulativa o tecnologías de captura de carbono? ¿Deberían aumentarse bruscamente las tasas de seguro en las regiones costeras para reflejar la amenaza real del aumento del nivel del mar? o gradualmente en? ¿Qué sanciones deberían imponerse a las naciones extranjeras que no cumplen con los términos de los tratados globales sobre el clima? Sobre estas y muchas otras preguntas similares, las mentes razonables pueden estar en desacuerdo. Pero más allá de los alcances de la literatura académica y activista, las mentes razonables no han tenido la oportunidad.

Se ha vuelto un lugar común observar que las corporaciones se comportan como psicópatas. Están interesados ​​en sí mismos hasta el punto de la violencia, tienen un desprecio vibrante por las leyes y las costumbres sociales, tienen una indiferencia hacia los derechos de los demás y no sienten remordimientos. Un psicópata se gana la confianza de una persona, imita emociones pero no siente nada y pasa en público por humanos (por ejemplo, con un encantador feed de Twitter). El psicópata es tranquilo, calculado, escrupuloso, nunca más que mientras planea un asesinato. No puede haber razonamiento con un psicópata; ni el argumento racional ni el blandimiento tienen una posibilidad remota de éxito. Si esta es realmente la patología con la que estamos lidiando cuando se trata de un punto muerto en el clima, entonces deberíamos ser honestos sobre el curso apropiado de tratamiento. La coacción debe ser el remedio - ejercido económica, política y moralmente, Preferiblemente todos a la vez. El psicópata respeta sólo la fuerza.

*Autor del libro "Perdiendo la Tierra: una historia reciente

Volver a la Home
  1. Crisis argentina x 2: Rodríguez (CEMA): Gravedad y castigo social. Cachanosky: Clase media y planes sociales
  2. Aramayo: Política y economía del litio en Bolivia
  3. Marita Chappuis: ¿Qué es la licencia social?
  4. Escribe Ricardo Alonso: Las curiosidades del boro
  5. Julio Villalonga: Para Macri, después de la catástrofe, nadar en polenta
  6. Andrés Calderón: La Tía es mayoría
  7. Escribe Daniel Meilán: Una ley binacional de Glaciares de Argentina y Chile dará sustentabilidad, previsibilidad y competitividad a la minería
  8. Victor Gobitz: ¿Una nueva Ley General de Minería?
  9. Jorge Rosales: La trampa del conurbano
  10. Ricardo Alonso: Atacama, desierto, sal y silencio
  11. Manco Zaconetti: Canon Sí, Minería No. Islay y las posibilidades de desarrollo
  12. García Lara: Réquiem por la minería en Guatemala
  13. Pagni: El candidato que decidió provocar la intranquilidad
  14. Ríos Roca: Excedentes de gas natural en el Cono Sur
  15. NYT: Cuál es el impacto de los vuelos en el cambio climático
  16. Alejandra Palma: Glaciares y la ley que Chile no necesita
  17. Montamat: El rol clave de la energía. Scibona: Cambios esenciales, casi invisibles
  18. Escribe Guillermo Pensado: El Inventario Nacional de Glaciares es un primer gran paso para preservar las reservas hídricas congeladas de Argentina
  19. El Esquiú: Agua Rica y Andalgalá
  20. Bitar: La escasez de agua es el desafío de Chile al 2050
  21. Castillo: La confiscación de YPF, un revés para la Argentina
  22. Chappuis: MEM y las garantías para el cierre de minas
  23. Apud: La energía es una apuesta a la previsibilidad
  24. Ricardo Alonso: El Bermejo y las montañas de plata
  25. Roubini: Cada vez más riesgo de recesión y crisis en 2020
  26. Editorial El Comercio: Sin un nuevo cobre
  27. Germán Alarco: ¿El sector eléctrico es abusivo en el Perú?
  28. Arriazu: ¿Vaca Muerta puede cambiar el rumbo de Argentina?
  29. Mariano Tappata: El falso dilema que enfrentan Neuquén y Río Negro
  30. Marcelo Álvarez (CAEM): Diálogo y participación para el desarrollo minero
  31. Ex secretarios: Las propuestas para desarrollar la energía argentina. Todo el documento
  32. Rubén Etcheverry: Homenaje a Luis Sapag, el polímata neuquino
  33. Recursos hídricos y cambio climático en Chile
  34. Shantal: Qué pasará con los dos proyectos de modificar la ley anti minería de Mendoza
  35. ¿San Juan fue fundada por la búsqueda de oro?
  36. Carlos Lavadenz: La minería es madre de las industrias
  37. Kydd (BDO Canadá): 7 consejos para mineras junior
  38. Escribe Bergman: Un motor de crecimiento sustentable
  39. Remy (Idea): Aprovechar los no convencionales
  40. ¿Fue fake news? Rodríguez (CaMeM): La Corte nada habló de la constitucionalidad de Ley de Glaciares
  41. Fallo Glaciares bajo la lupa. Opinan Saravi Frias, , Marchioli y Pensado
  42. Editorial Mining Press: S.O.S, chocamos contra un glaciar
  43. Scibona:Festival de obras pensadas
  44. Abusaba (IPE): Las cerezas y la producción minera
  45. Ríos Roca: Privatizaciones, ineptitud y corrupción en la energía de Ecuador
  46. Ernesto Cussianovich (Poliarquía): Chubut y la gobernanza de los recursos naturales
  47. Escribe Eddy Lavandaio: Ley de Glaciares, un freno para la minería argentina
  48. Imperdible Harari (Sapiens) ¿Por qué la ficción triunfa sobre la verdad?
  49. Chappuis: Tareas para el próximo viceministro de Minas
  50. Escribe Alonso: La destrucción de Sodoma
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual