Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Escribe Lavandaio: La ley 7.722 es un símbolo

MINING PRESS/Los Andes

Eddy Lavandaio*

Entre los varios componentes de la política antiminera provincial, que en otras oportunidades hemos descripto en detalle, sobresale la Ley 7.722, una norma discriminatoria que posiblemente sea única en el mundo. A partir de su sanción, las empresas exploradoras se fueron de Mendoza y las inversiones en establecimientos productivos fueron rechazadas. Por eso, y porque fue avalada por los tres poderes que integran el Gobierno, se ha transformado en un verdadero símbolo de la política provincial que cerró las puertas a la inversión minera y adoptó una actitud hostil hacia el sector.

Últimamente, actores de la actividad privada y un número significativo de cámaras empresarias y otras organizaciones se han pronunciado a favor de un cambio de política que favorezca el desarrollo de la minería con la intención de ampliar la matriz productiva de la provincia.

Paralelamente, dos legisladores, Juan Antonio Agulles y Alejandro Abraham, presentaron sendos proyectos para reformar la Ley 7.722 con el doble objetivo de iniciar un debate sobre la actividad minera y plantear una modificación que permita una apertura a la inversión en el sector. Las Cámaras empresarias decidieron apoyar fuertemente estas iniciativas, porque interpretan que es una buena forma de empezar a quitar trabas e instalar, poco a poco, la conveniencia de sumar la minería a la matriz productiva provincial.

Al respecto, cabe hacer una reflexión sobre el enorme valor simbólico de la norma. Mientras el símbolo exista (con reforma o sin ella) seguirá siendo para los inversores el símbolo de la política de un Estado en el que no conviene invertir. Porque es el mismo Estado y los mismos políticos que le cerraron las puertas a la minería. Porque el clima adverso generado por los gobernantes de los últimos 12 años provocó una desconfianza tan grande que no desaparecerá porque se modifique solamente algún artículo de la ley. No parece razonable que los inversores, de buenas a primeras, decidan traer millones de dólares a una provincia en la que la mayoría de sus funcionarios y legisladores se manifiestan contrarios a la actividad. 

Mendoza adhirió a la Ley Nacional de Inversiones Mineras en 1993 y, desde entonces hasta el 2005 llegaron las inversiones en minería y se crearon muchos puestos de trabajo sin que se produjeran problemas o incidentes debidos a esa actividad. Sin embargo, desde el 2005 en adelante Mendoza comenzó a imponer reglas de juego no previstas y perjudiciales para la minería, a la vez que distintos sectores de la política local alentaron el activismo y la multiplicación de consignas hostiles hacia la actividad, y permitieron su acceso a escuelas y colegios de la provincia para que la antiminería pase a ser parte de la cultura del pueblo.

Desde ese momento ninguna de las empresas que invirtieron millones de dólares en nuestro territorio pudo recuperar el dinero invertido. Todas perdieron plata y se fueron.

Ahora, el hecho de que dos legisladores hayan decidido diferenciarse del resto de nuestros políticos presentando proyectos tendientes a favorecer la inversión minera puede ser un buen principio, tal vez el inicio de una etapa de reconsideración de todo lo hecho por el Gobierno mendocino desde el 2005 hasta ahora.

Para ello habría que asumir que, como en cualquier parte del mundo, la producción y la política tienen que ir de la mano. Las puertas tienen que estar abiertas para la inversión. En los países desarrollados (como Estados Unidos, Australia, Canadá, Suecia o Finlandia) los inversores saben que son bien recibidos y por eso presentan proyectos o se asocian y/o financian proyectos mineros existentes. Lo mismo pasa en las provincias argentinas que no cambiaron sus reglas de juego desde 1993. Si los empresarios invierten en sus territorios es porque confían en los gobiernos y en las políticas de esas provincias.

También hay que decir que las políticas de puertas abiertas no significan libertad de acción para que cada uno haga lo que quiera. Por el contrario, el Gobierno tiene la obligación de garantizar tanto a los empresarios como a la población que cada proyecto que se presente sea analizado y evaluado (por ejemplo una evaluación económica y ambiental estratégica) en el seno de las respectivas autoridades de aplicación, por profesionales idóneos matriculados que determinen su viabilidad de acuerdo a las normas vigentes y, sobre todo, los beneficios que dicho proyecto traiga aparejados.

Ingreso de dólares a la provincia, exploración e incremnto de las reservas minerales, creación de puestos de trabajo directo, incremento en el trabajo de las Pymes proveedoras y aumento en los empleos indirectos, puesta en marcha de nuevas producciones y exportaciones, aumento en la recaudación del impuesto a los ingresos brutos de los proveedores y otras contribuciones, cobro de regalías y constitución de fondos especiales, son beneficios que hoy reciben las provincias que decidieron desarrollar minería en sus territorios y que Mendoza eligió perder a partir del 2005.

Por eso, las iniciativas de Abraham y Agulles pueden ser un buen comienzo para que se discuta seriamente sobre los resultados negativos de la política antiminera provincial y se inicie un camino que permita abrir las puertas a las inversiones mineras, incluyendo la eliminación de los símbolos y de las actitudes hostiles de nuestros políticos. No parece haber otra manera de recuperar la confianza perdida.

*Geólogo - Matrícula 2774A COPIG Miembro de la Asociación Argentina de Geólogos Economistas

Volver a la Home
  1. Daniel Montamat: Medio Oriente puede potenciar a Vaca Muerta
  2. Réplica minera: Pensado refuta informe de La Nación
  3. Bernal K: 10 tips de Alberto petrolero
  4. Pagni: Alberto Fernández, con dos frentes abiertos
  5. The Guardian: Crisis argentina es el resultado de errores evitables
  6. Marcial García (EY): La raíz de la minería
  7. Escribe Caro Figueroa: Sarmiento, un torrente vital
  8. Polémico Bernal K: Energía soberana, industrial, sustentable e inclusiva
  9. La sociedad del sandwich mixto: Por qué los mediocres dominan el mundo
  10. Chappuis: Tía María: ¿posible demanda?
  11. UCEMA: Qué proyectos de generación elige Argentina. Renovables: La gran oportunidad
  12. Escribe Alonso: Mineros alemanes en Salta
  13. Roberto Pizarro: Chile, otra vez el desarrollo frustrado
  14. Bracamonte Hinostroza: Que hay que mejorar para cambiar la Ley General de Minería
  15. Escribe Francisco Tosi: ¿Huracanes? ¿Deuda pública? Lo que importa es el negocio
  16. Secchi (ONG Bitcoin): Sobre cepos y Bitcoins
  17. Caligari (ITBA): Vaca Muerta, cuidados y desafíos ambientales
  18. Pablo Tigani: ¿Se viene megacanje II?
  19. Lloreda Mera: Vaca Muerta, una lección para Colombia
  20. Las definiciones de Alberto Fernández sobre energía
  21. Montamat: Una agenda de consensos para una Argentina viable
  22. Ricardo Alonso: El minero y navegante José Lavarello
  23. Willy Kohan: Alberto quiere un cepo de Macri. Pichetto: Cristina, la incendiaria
  24. Rivera (IIMP): Todo listo para Perumin 34
  25. Glaciares y minería: El editorial de La Nación
  26. Olmedo: El desafío climático del sector eléctrico en Chile
  27. Guajardo: Codelco, en sus horas más decisivas
  28. Roberto Abusada Salah: Progreso bajo tierra
  29. Ricardo Alonso: Las viejas minas de plata desde la Conquista
  30. Krugman: Del ‘subidón’ de Trump al ‘bajón’
  31. Un viaje al futuro: Raid de entrevistas de Alberto Fernández en los diarios
  32. Diego Dillenberger: Por qué Jaime Durán Barba llevó a Mauricio Macri a la derrota
  33. Crisis argentina x 2: Rodríguez (CEMA): Gravedad y castigo social. Cachanosky: Clase media y planes sociales
  34. Aramayo: Política y economía del litio en Bolivia
  35. Marita Chappuis: ¿Qué es la licencia social?
  36. Escribe Ricardo Alonso: Las curiosidades del boro
  37. Julio Villalonga: Para Macri, después de la catástrofe, nadar en polenta
  38. Andrés Calderón: La Tía es mayoría
  39. Escribe Daniel Meilán: Una ley binacional de Glaciares de Argentina y Chile dará sustentabilidad, previsibilidad y competitividad a la minería
  40. Victor Gobitz: ¿Una nueva Ley General de Minería?
  41. Jorge Rosales: La trampa del conurbano
  42. Ricardo Alonso: Atacama, desierto, sal y silencio
  43. Manco Zaconetti: Canon Sí, Minería No. Islay y las posibilidades de desarrollo
  44. García Lara: Réquiem por la minería en Guatemala
  45. Pagni: El candidato que decidió provocar la intranquilidad
  46. Ríos Roca: Excedentes de gas natural en el Cono Sur
  47. NYT: Cuál es el impacto de los vuelos en el cambio climático
  48. Alejandra Palma: Glaciares y la ley que Chile no necesita
  49. Montamat: El rol clave de la energía. Scibona: Cambios esenciales, casi invisibles
  50. Escribe Guillermo Pensado: El Inventario Nacional de Glaciares es un primer gran paso para preservar las reservas hídricas congeladas de Argentina
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual