GREMIALES

Huelga Escondida: Entre abrir y cerrar. Los correos

Sube tensión en huelga de Escondida: minera no descarta cerrar operaciones

MINING PRESS/El Mercurio

Presidente de la compañía reaccionó ante la quema de carta-invitación al diálogo. Adelantó que desde hoy su foco estará en retomar los proyectos y producción del yacimiento.

 Un aniversario número 26 agrio fue el que celebró Minera Escondida. La huelga que lleva adelante su Sindicato N°1 de Trabajadores -la cual cumple hoy 35 días- tomó un giro radical e impensado, luego que sus dirigentes quemaran en asamblea la invitación de la compañía para retomar la mesa de negociación.

La escena -cuyas fotografías fueron difundidas ampliamente por la organización sindical- cayeron muy mal en la administración de la minera que ayer, luego de analizar durante toda la mañana la situación, decidió llamar a una conferencia de prensa para manifestar su posición ante los hechos y explicar el cambio que desde ahora asumirá en esta negociación.

Y fue el propio presidente de la compañía minera, Marcelo Castillo, quien -por primera vez en esta negociación y desde que asumiera su puesto en julio del año pasado- salió a enfrentar los micrófonos.

Sin diálogo 

Tras un extenso resumen de los hitos que vienen marcando este proceso y de destacar “los permanentes esfuerzos” por instaurar el diálogo, Castillo comenzó a delinear el giro que pretenden dar al actual estado de cosas.

“Recibimos una respuesta dura a nuestra invitación, que raya en el límite de la tolerancia en este proceso de respeto mutuo que hemos tratado de mantener durante este proceso. Incendiaron nuestra invitación al diálogo delante de todos nuestros trabajadores como una señal clara de no querer avanzar en este proceso de negociación”, partió acusando Castillo.

Según el máximo ejecutivo de la minera, este episodio marcará un quiebre en la actitud de la compañía. “Ante la negativa a avanzar en las conversaciones, nosotros vamos a avanzar en la búsqueda de volver a operar”.

Inversión

Tal como ya lo había esbozado hace unos días a este Diario el vicepresidente de Asuntos Corporativos de la minera, Patricio Vilaplana, la prioridad será retomar los proyectos estratégicos en construcción: Escondida Water Supply (segunda desaladora) y la expansión de la planta concentradora Los Colorados, que entre ambos suman una inversión cercana a los US$3.700 millones.

Ambas iniciativas están detenidas debido al bloqueo que mantienen los huelguistas tanto en faena como en el ingreso a Puerto Coloso.

Es más, fuentes de la empresa confirmaron que este lunes a las 8 horas nuevamente se presentaron los buses de trabajadores contratistas en Coloso para intentar retomar sus labores, acción que fue impedida por los trabajadores en huelga que permanecen en el lugar.

Normativa

De la misma forma, Castillo adelantó que en una segunda etapa intentarán realizar mantenciones en distintas áreas de trabajo.

“Una vez que logremos eso, buscaremos restablecer las operaciones, ojalá con nuestros trabajadores y si no, utilizaremos las alternativas que nos faculta la ley para hacer lo que mejor hacemos, que es producir cobre con seguridad”, sostuvo.

Sin embargo, las intenciones de la empresa en torno a retomar paulatinamente su producción seguramente encontrarán la resistencia de los trabajadores en huelga.

En ese escenario, la utilización de la fuerza pública parece inminente.

“La petición de apoyo a Carabineros por nuestra parte siempre ha estado, seguimos esperando una respuesta. No obstante, creemos que dialogando con nuestros trabajadores y buscando un acercamiento es factible la posibilidad de entrar a nuestros puntos de trabajo”.

Respecto de los plazos para comenzar a ejecutar este proceso, adelantó que hoy a primera hora intentarían entrar a Puerto Coloso para retomar la construcción de la planta desaladora. “Si no es posible, volveremos a intentarlo al día siguiente. Si tenemos el apoyo de Carabineros, bienvenido sea”, dijo.

Los cálculos indican que en estos 35 días de huelga, Minera Escondida dejó de producir unas 103 mil toneladas de cobre, situación que -a esta altura del año fiscal- le haría imposible cumplir la meta de producción fijada para el periodo, que alcanzaba 1 millón 70 mil toneladas.

Lock out

Pero la situación en Minera Escondida podría seguir empeorando. De no prosperar la estrategia de la empresa en torno a reactivar sus proyectos y la producción, Castillo reconoció que podrían utilizar el lock out o “cierre patronal”.

“Este proceso ha ido escalando y seguirá así. Vamos a intentar recuperar nuestros proyectos, después intentaremos desarrollar nuestras mantenciones y luego trataremos de operar. Si no tenemos acceso a nuestros puntos de operación, si continúan los bloqueos de manera violenta y no podemos generar un ambiente seguro de trabajo y no podemos ejercer el reemplazo, entonces el lock out sí es una alternativa viable de escalamiento, si es que no podemos desarrollar nuestro negocio”, advirtió.

El lock out o “cierre patronal” es una alternativa que entrega la legislación nacional al empleador para cerrar total o parcialmente su empresa por el tiempo que estime conveniente.

La imagen que incendió la negociación

Respecto del episodio que produjo este quiebre en la negociación, el vocero del sindicato, Carlos Allendes, comentó que “a los trabajadores les molestó mucho la respuesta, en donde claramente no da opción a lo que nosotros solicitamos de los tres puntos basales. En esta carta vuelve a mentir Minera Escondida y los trabajadores lo entendieron de esa forma, por lo que el enojo fue generalizado y una demostración espontánea de ese enojo fue quemar esa carta”, dijo. Allendes, insistió en que es la minera la que debe destrabar la negociación. “Estas cláusulas que puso Escondida no estaban en ninguna parte, por lo tanto cuando aparecieron en la negociación los trabajadores las rechazaron”. El dirigente recordó que los puntos en conflicto son: que se respete el piso de la negociación del convenio anterior; el tiempo de trabajo; y los beneficios para los nuevos trabajadores.

Escondida decide usar todos los mecanismos para volver a operar, mientras sindicato suma nuevos recursos

pulso

La cooperativa Lautaro Rosas les entregará un nuevo préstamo a los trabajadores para que puedan mantenerse en huelga hasta abril.

Días críticos vive el conflicto en la minera Escondida por la renovación del contrato colectivo de su sindicato único de trabajadores, vencido en enero pasado.

Y es que mientras los trabajadores aseguran sus arcas para hacer durar la huelga hasta abril a través de un nuevo préstamo a la cooperativa Lautaro Rosas, la empresa ya anticipó que buscará seguir avanzando en sus proyectos, e iniciar producción en Escondida ya sea con trabajadores propios o reemplazo, haciendo de esta manera uso de “los mecanismos que la ley los faculta”.

“Queremos retomar dos grandes proyectos que fueron detenidos desde la primera semana de huelga que no tienen nada que ver con este proceso de negociación, que involucra trabajadores que no tienen relaciones con los 2.500 trabajadores que hoy están en huelga; queremos realizar mantenciones en las áreas de trabajo y finalmente buscar restablecer las operaciones ojalá con nuestros trabajadores o si no buscaremos las alternativa que la ley hoy día nos faculta para hacer lo lo que mejor hacemos que es producir cobre con seguridad”, comunicó el presidente de Minera Escondida, Marcelo Castillo, a través de una conferencia.

Esto, explicó Castillo, forma parte del “quiebre” que se vivió al interior de la empresa por los últimos episodios protagonizados por el sindicato, que incluyeron la quema de la invitación cursada por la empresa para sentarse a negociar.

Y es que ayer la minera había citado a las 15:00 horas una reunión con los trabajadores con el fin de entregarles una nueva propuesta que incluía cambio tanto en el bono como en el reajuste, al tiempo que se aclaraban puntos críticos para el sindicato como la extensión del horario laboral, la pérdida de beneficios por parte de los trabajadores nuevos y las supuestas pérdidas de remuneraciones; sin embargo, en la misma madrugada, los trabajadores tras una reunión con los afiliados rechazaron por completo la invitación de Escondida e incluso quemaron el documento entregado tras el pleno.

“Los socios esperan que la Empresa rectifique su postura a fin de viabilizar conversaciones y un eventual acuerdo. En razón de lo anterior, el Sindicato mantendrá la huelga por tiempo indefinido, para cuyo efecto ha resuelto activar en los próximos días la segunda fase del plan de financiamiento de socios, que permita contar con recursos hasta el mes de abril”, informaron desde el sindicato.

En concordancia con esto último, la plana mayor del sindicato informó a sus afiliados que la cooperativa Lautaro Rosas, que presta dinero a los trabajadores para mantenerse en huelga, concurrirá tanto a la sede sindical como al campamento para entregar nuevos préstamos.

“Tendrán acceso a los préstamos todos los socios, sea para obtener en un pago total el primer crédito previsto, el que deberá cursarse dentro de dos días hábiles a su gestión, como un préstamo adicional para aquellos trabajadores que ya hubieran obtenido el crédito inicial”, comunicaron a los trabajadores.

De esta manera, los empleados buscan que sus afiliados se mantengan en la huelga y, evitar posibles descuelgues por problemas financieros. La productora de cobre más importante del mundo y que representa cerca del 20% del total nacional, alcanza 35 días paralizado.

Los correos reservados del primer acercamiento oficial entre el sindicato y la Minera Escondida tras la negociación fallida

EL MOSTRADOR

La invitación a reanudar las conversaciones data del 10 de marzo, a la que sigue un intercambio epistolar con exigencias y rayados de cancha, que convierte a esta negociación en la más dura que ha enfrentado el yacimiento de cobre, con resultado de foja cero. El tono de las conversaciones refleja lo complejo que será encontrar un acuerdo.

Un papel envuelto en llamas, sostenido por los máximos dirigentes sindicales de la Minera Escondida, Patricio Tapia (de rojo), Juan Rivas, Marco Tapia y Carlos Allendes, fue la respuesta que entregaron los trabajadores del mayor yacimiento de cobre del mundo a la propuesta de reanudar conversaciones de parte de la compañía.

La imagen, para muchos, dista de ser la rama de olivo que esperaba BHP Billiton, luego de presentarle al sindicato de trabajadores su primera propuesta para sentarse a conversar formalmente, en un segundo intento y después de 35 días de huelga.

El 10 de marzo la compañía invitó formalmente al sindicato N°1 de Escondida a reanudar las conversaciones en el marco de la negociación colectiva que se discute actualmente y que tiene enfrentados a sus 2.500 trabajadores con la empresa controlada por la angloaustraliana BHP Billiton. Al día siguiente, en un extenso email, los trabajadores respondieron al presidente del Comité de Apoderados, Marcos Lagos, acusando recibo de su invitación, pero insistieron en señalar su descontento presentado ya en la mediación frustrada ante la Dirección del Trabajo, realizada el 20 de febrero pasado.

Así, en esta nueva carta, los trabajadores reiteraron los aspectos que, a su juicio, deben ser respetados por la firma para sentarse a conversar. Los separaron en tres ítems y exigieron un pronunciamiento oficial de BHP.

Su primer disparo apunta a la eliminación y modificación de una serie de puntos que contenía el último Convenio Colectivo de Trabajo. Cambios que para ellos “implican una disminución aproximada de un 14% de las remuneraciones, además de introducir nuevas prácticas de trabajo que hacen más extenuante y exigente la prestación de servicios”, precisan en su nota.

En una segunda instancia, desaprueban toda modificación de aspectos que incidan en el tiempo de descanso. “No se debe olvidar que nuestra jornada actual es de 12 horas diarias, de modo que disminuir o afectar los tiempos de descanso se constituye en un atentado a las condiciones básicas”, plantean.

Los cambios versarían sobre “aumentar los tiempos de disposición antes y después de la jornada de trabajo, al exigir que el trabajador se presente 40 minutos antes y arribe 40 minutos después de dicha jornada”. Así como “aplicar una sola fracción de descanso en la noche, frente a los dos actuales” y “extender el tiempo de colación en la noche hasta la 5 a.m., lo que implica que el trabajador podría permanecer 9 o 10 horas en labores pesadas sin descanso o alimentación alguna”, además de puntualizar que “no existe garantía que el tiempo de colación sea efectivo”.

Un tercer punto a defender es “la introducción de nuevas cláusulas que excluyen a los trabajadores futuros de una serie de beneficios, generando una discriminación frente a trabajadores que realizarán idénticas funciones a las que se ejecutan por los actuales trabajadores”.

Por lo tanto, el sindicato expone a la compañía que estos puntos deben ser resueltos antes de sentarse a conversar y solicita “la reposición de todos y cada uno de nuestros beneficios, no afectar los tiempos de descanso y renunciar a cualquier diferenciación hacía los trabajadores nuevos”.

Su exigencia, señalan, está justificada por las jugosas ganancias que obtiene la mina de cobre más grande del mundo. “La Compañía sigue siendo la empresa más rentable y productiva de la minería nacional. Se han reducido más de un 25% los costos de producción, con la plena colaboración de los trabajadores, y se ha aumentado nuestra productividad operacional cerca de un 30% los dos últimos años, atendida la desvinculación masiva de más de 1.000 trabajadores, debiendo asumir todas las tareas los restantes trabajadores”, sostienen.

Ante la solicitud del sindicato de dar “una respuesta escrita, precisa y detallada, sobre la posición o propuesta de la Empresa sobre los tres puntos planteados”, BHP Billiton contestó.

Así, en su misiva con fecha del 13 de marzo, la compañía minera reiteró al presidente sindical Patricio Tapia y a su vocero, Carlos Allendes –además de los dirigentes Juan Luis Rivas, Carlos Barraza, Jorge Schumacher, Jaime Thenoux y Marco Antonio Tapia–, su interés de construir un acuerdo colectivo, tomando en cuenta la realidad de la mina.

Uno a uno, la empresa se refirió a los planteamientos de los trabajadores. Respecto a la supuesta disminución de beneficios, BHP Billiton precisa que, en la última oferta de la compañía presentada a la Inspección del Trabajo, mantiene sin alteraciones 29 beneficios del convenio colectivo vigente, en otros 18 se presentan mejoras o son nuevos, incluyendo el seguro de escolaridad, seguro médico para cónyuges varones y la unión civil, y 10 presentan modificaciones, algunas de las cuales son de forma y en otros casos representan cambios que implican que dicho beneficio se construye de manera distinta.

Asimismo, la firma raya la cancha respecto al pago de ciertos beneficios por prácticas que efectivamente se realicen por los trabajadores, sin afectar las remuneraciones de los mismos. Por eso, la empresa advierte que han incorporado nuevas prácticas que reemplazan a las que no se aplican.

También manifiesta su disposición a que los trabajadores “mantengan un nivel de ingresos equivalente al actual” y precisan que, en consecuencia, no habrá un impacto del 14% en sus remuneraciones.

En relación con el segundo planteamiento de los trabajadores, que trata sobre las modificaciones que la compañía realizaría en los tiempos de descanso, en particular el traslado desde el Campamento de Villa San Lorenzo al punto de trabajo, BHP despeja dudas y especifica que “la jornada laboral comienza y termina en el lugar de trabajo”.

En lo tocante a la colación nocturna, proponen traspasar al turno de noche la misma modalidad que en el diurno. De acuerdo a los estudios que ha efectuado la empresa, “el goce continuo de la hora de colación permite un descanso efectivo justamente en el horario en que estadísticamente se presentan los mayores índices de accidentabilidad laboral atribuibles a somnolencia”.

Y, en tal sentido, proponen al sindicato trasladar a los trabajadores hacia los comedores más cercanos desde los puntos de trabajo, con una rotación de 4 bloques, ya que esas rotaciones permitirían a los funcionarios ir en el punto medio de la jornada a colación, al tiempo que insisten en que su duración será de una hora.

Uno de los puntos más polémicos que han izado como bandera de lucha quienes se encuentran en huelga, es la imposición de “trabajadores de primera y segunda clase” en futuras contrataciones. Como respuesta a los reclamos del sindicato, la empresa mejoró su propuesta y en esta última misiva, en un intento por responder y sostener los beneficios actuales a largo plazo, indicó que “el modelo de beneficios en salud, propuesto para los potenciales futuros trabajadores sigue una estructura similar al modelo que actualmente rige para los supervisores y ejecutivos de la compañía”.

Este último punto ha sacado chispas entre el sindicato y la firma, pues fuentes conocedoras del proceso de negociación cuentan que la empresa propuso en primera instancia que todos los trabajadores hicieran un copago, pero no aceptaron. Entonces, BHP ofreció a los antiguos que el copago fuera asumido solo por los nuevos, escenario sobre el cual –aseguran– los trabajadores habrían guardado silencio.

¿El resultado? La respuesta entregada ayer por la empresa despertó la ira de los movilizados reunidos en la Asamblea de Socios. Los máximos dirigentes consideraron que la compañía faltaba gravemente a la verdad y mostraba una serie de inconsistencias.

En ese contexto, señalan que se mantuvo una serie de puntos de la propuesta inicial que perjudican a los trabajadores de Escondida. Ejemplifican esto con los planes habitacional y de salud. “Falta a la verdad la Empresa cuando señala que estos puntos se mantienen, ya que en su última oferta el beneficio habitacional se extinguirá definitivamente para todos los trabajadores durante el futuro contrato colectivo”, apuntan.

En cuanto al plan de salud, advierten que se elimina toda participación del Sindicato”, y que la compañía falta asimismo a la verdad al señalar que no pretende afectar los tiempos de descanso.

“Los trabajadores se presentan en la actualidad 15 o 20 minutos antes del inicio del turno para su traslado, y la última oferta exige que se haga 40 minutos antes, mismo tiempo para retornar al campamento después de terminada la jornada”, recalcan.

Además, insisten en que dentro de los puntos que “solo se modifican”, se encuentra la eliminación completa del bono de asistencia y de la indemnización por años de servicios por retiro.

Estos y otros puntos son los que causaron la indignación generalizada de los huelguistas, a tal punto que incendiaron la propuesta, junto con tomar la decisión de activar la segunda fase del plan de financiamiento de los trabajadores a través del préstamo entregado por la Cooperativa Lautaro Roza, entidad que prestó $1.5 millón a cada uno de ellos para enfrentar la huelga que podría ser la más larga en la historia de la minería chilena.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual