ACTUALIDAD

Perú espera la llegada de más lluvias. Salazar: Después de los huaicos

Perú espera la llegada de más lluvias y riadas

MINING PRESS/ENERNEWS/El País

La cuenta de muerte y destrucción aumenta a cada hora en Perú. Según el último reporte del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), las riadas de agua, piedras y barro conocidas como huaicos ya se han cobrado la vida de 75 personas, dejando casi 100.000 damnificados, cerca de 630.000 afectados y más de 134.000 viviendas dañadas. Los mayores estragos se registran al norte del país, sobre todo en la región Piura, donde son 225.000 los perjudicados. Es decir, casi un tercio del total.

Cerca a Piura está la región La Libertad. Su capital es la ciudad de Trujillo, que sufrió el sexto huaico de la semana, por el desborde de la quebrada de San Idelfonso. En esta ocasión arrastró piedras y lodo hasta la Plaza de Armas, volviendo intransitable el centro histórico. A su paso por el cementerio de Mampuesto, destruyó numerosos nichos y dejó al descubierto una buena cantidad de cadáveres.

Un informe del gobierno indica que 33 carreteras han sido afectadas por la crecida de los ríos y los desprendimientos de piedras. Según se reporta, los peores destrozos está al norte, donde varias zonas se encuentran aisladas. Además de coordinar el desplazamiento de maquinaria para la refacción de las vías, el vicepresidente y ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, anunció la compra de 120 puentes modulares chinos, para salvar los obstáculos de la naturaleza.

También ha sido muy golpeada la infraestructura educativa. Varios colegios de Lima recibirán aulas prefabricadas e instalaciones sanitarias para poder operar. Como medida de seguridad, las clases en la zona metropolitana de la capital seguirán suspendidas el lunes 20 y el martes 21 de marzo. En Lima provincias, se reiniciarán el lunes 27.

Los precios en los mercados limeños se han disparado en los últimos días, producto de la emergencia. El gobierno ha hecho un llamado a evitar la especulación, recalcando que el abastecimiento de alimentos está garantizado para la capital, a pesar de los problemas de traslado por el corte de los caminos. El limón es el símbolo del alza, con un precio oscilante, que ha llegado a escalar hasta los 50 soles (cerca de 15 dólares) por kilo.

Para afrontar la emergencia, el Presidente Pedro Pablo Kuczynski refirió que se está evaluando la posibilidad de nombrar a una personalidad encargada de la reconstrucción. "Lo que estamos estudiando, tenemos unos días más, es crear una especie de zar de la reconstrucción. No me gusta la palabra zar. Pero es un sistema, así como el plan Marshall en Europa, algo dedicado a esto", dijo. Kuczynski precisó que, quien sea nombrado, deberá tener plenos poderes para cumplir su labor.

Un residente saca agua de una vivienda en Trujillo (Perú).

La emergencia se debe a un fenómeno conocido como Niño costero. Este se produce por un inusual calentamiento de las aguas del océano Pacífico, que se evaporan en grandes cantidades y se condensan en las alturas serranas, causando los temporales que luego desbordan las cuencas de los ríos. Perú no registraba un suceso similar desde 1925, cuando la ciudad de Trujillo fue completamente destruida.

Pero lo peor parece no haber pasado todavía. El servicio nacional de meteorología peruano ha pronosticado que esta semana las lluvias arreciarán en la vertiente occidental de la sierra, y que no pararán hasta el 25 de marzo.

Tiempo para la solidaridad

Las dramáticas consecuencias del Niño costero han despertado múltiples iniciativas solidarias. Los ciudadanos peruanos se han organizado dentro y fuera del país para acopiar ropa, víveres no perecibles y agua, que son enviados a las zonas devastadas.

Los países de la región también han ofrecido su apoyo. El primero fue Ecuador, que envió un avión de carga con raciones de alimentos para los damnificados. El Presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció que embarcará 30 toneladas de asistencia, junto con cuatro helicópteros que facilitarán los rescates y el traslado de las víctimas.

 

A las iniciativas de Ecuador y Colombia se han sumado Chile y Argentina, cuya cooperación comenzará a llegar en estos días. Luego de un mes de duros entredichos con el gobierno peruano, el Presidente de Venezuela Nicolás Maduro ofreció su contribución. "Modestamente y de manera humilde, tendemos nuestros brazos al hermano pueblo del Perú que lo necesita", declaró.

Este domingo, el Papa Francisco también se acordó del Perú. Luego del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, el pontífice dijo: "Quiero expresar mi cercanía a la querida población del Perú, duramente golpeada por aludes devastadores. Rezo por las víctimas y por los que están empeñados en los trabajos de rescate".

Poco después, el Presidente Kuczynski respondió con un mensaje a través de su cuenta de Twitter: "El pueblo peruano agradece a @Pontifex_es por sus oraciones y palabras de aliento en estos momentos de emergencia que afectan a nuestro país", escribió.

Después de los huaicos, por Federico Salazar

EL COMERCIO

FEDERICO SALAZAR

Cuando un presidente asume el mando un 28 de julio, lo primero que debe hacer al día siguiente es ver cómo van a enfrentar las lluvias y los huaicos del siguiente verano. 

Los gobiernos, todos los gobiernos, tienen entre cinco y seis meses para organizarse y planificar. Se trata de un fenómeno recurrente. 

Los ríos y las quebradas están ahí hace millones de años. Los especialistas saben que, por ejemplo, el fenómeno de El Niño está documentado desde hace 13 mil años. No se puede saber la magnitud ni la extensión del embate de la naturaleza, pero se sabe que sucederá.

No todo lo debe resolver el gobierno nacional, pero el gobierno nacional debe integrar y coordinar todos los esfuerzos. El gobierno central tiene que establecer contacto con los gobiernos regionales y los locales. No después de los eventos: antes.

El gobierno central debe saber con cuánta y qué maquinaria se cuenta y dónde está. Debe saber con qué personal se cuenta y a qué entidades y áreas pertenecen. En las quebradas de Chosica se han realizado obras de prevención. Ese trabajo debe continuarse y hacerse institucional.

En las comisiones de transferencia debería haber un traslado de información, experiencia y contactos referidos a desastres naturales. El cambio de gobierno no significa, en esta materia también, empezar de nuevo. Debe haber una comisión de transferencia de prevención de desastres.

El mapa de dónde se producen las inundaciones y dónde podría haber desastre por tsunami o terremoto está hecho hace como 15 años, según recuerda el ingeniero Julio Kuroiwa, experto sismólogo. Las municipalidades tienen una responsabilidad inmediata. El gobierno central, sin embargo, no puede ponerse de espaldas a lo que ahí pasa.

Particularmente en el norte, algunos municipios hicieron noticia por haber caído en manos de delincuentes. Hay alcaldes en la cárcel, por corrupción e incluso por asesinato. Esos municipios, ¿podían haberse dedicado a la prevención? ¿Impidieron las urbanizaciones en zonas de emergencia?

El gobierno central no debe apelar a la competencia jurisdiccional. Tiene que tener un diagnóstico del problema político relacionado a las municipalidades. El gobierno destinará 2.500 millones de soles a obras de reconstrucción de los daños por los huaicos y lluvias.

Está muy bien atender la emergencia. Sin embargo, el gobierno tiene, además, que revaluar sus prioridades. La gestión actual ha dicho que promoverá el financiamiento para los estudios para buscar rutas alternas a la Carretera Central. 

¿Cuánto demora promover y conseguir financiamiento para los estudios? ¿Y cuánto demoran los estudios? ¿Y cuánto demoran las obras después de los estudios? Si algún día se hacen, esas obras probablemente estén listas hacia la década del 30.

En relación a gobiernos anteriores, uno no debe dejar de preguntar por qué tuvo prioridad una carretera como la Interocéanica y no la sobrecargada Carretera Central. Hubo coimas, pero, además, error de prioridades. No debe haber nada de eso ahora.

El presidente Kuczynski cree que “sería realmente una tragedia no poder cumplir” con los Juegos Panamericanos. Lo dijo antes de los huaicos. Ahora, después de los huaicos, tiene la oportunidad de revaluar sus prioridades. ¿Cuál es la mayor tragedia? ¿Y qué se puede lograr con una cosa o con otra?

El gobierno dice que los fondos alcanzan para los dos gastos. Sería sorprendente que así fuera. Todo depende de hasta dónde queremos reconstruir y rehacer.

Si nos hubieran dado la posibilidad de escoger entre rehacer la Carretera Central y paralizar el contrato de la Interocéanica, ¿qué hubiera sido mejor? Es una pregunta que debe servir para ubicarnos en la situación actual.

Las tareas de reconstrucción deben mirar más allá de la remoción de barro y piedras. Hay que establecer mecanismos de comunicación entre las entidades técnicas de estudio y prevención de desastres y los gobiernos. Hay que rehacer equipamientos, presupuestos, vías. También hay que rehacer catastros y facultades municipales en la lotización y urbanización.

Los desastres naturales que hemos vivido tienen que servir para rehacer todo lo que está mal hecho. No dejemos pasar esta oportunidad.

Volver a la Home
 

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual