POLÍTICA Y MINERÍA

After NAFM: ¿De espaldas a las mineras? Ruocco: Cómo sigue Argentin

Las empresas mineras creen que Aranguren hizo un acuerdo a sus espaldas

MINING PRESS/EL DIARIO DE MADRYN

La firma del Pacto Federal Minero concertado la semana pasada por el presidente Macri y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren junto con los diez gobernadores de las provincias mineras quedó marcada por la casi ausencia de empresas. Es que, según fue una movida organizada bastante lejos del sector.

El texto original del pacto incluía una cláusula por la cual nacía un nuevo impuesto del 1% a la facturación, al cual todas las empresas de la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM) se opuso. “Cada inversión en minería tiene al menos siete ceros en dólares, ese uno por ciento es muchísimo dinero”, confió un directivo.

Pese a que CAEM pidió una y otra vez la inclusión de empresas y sindicatos en la negociación de los términos de los Pacto, como se hizo en Vaca Muerta, Aranguren siguió firme en su posición de hacerlos a un lado.

‘Fue una vuelta al status quo. Por eso varias empresas decidieron apoyar su firma’, dijo el empresario consultado. “Hay otros puntos del Pacto, pero el sustancial era la suba de impuestos a las empresas”, redondeó el empresario.

Y fue este punto el que Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, decidió sepultar la semana pasada. Cuando todo avanzaba para firmarse, Urtubey se bajó del acuerdo y dijo que en esos términos no iba a llegar ninguna inversión minera al país. Particularmente su provincia está negociando el desembarco de inversiones para la explotación de litio, que de aplicarse el nuevo impuesto se retiraban del país.

Políticamente, Salta no podía quedar fuera del Pacto. Y por este motivo, el gravamen a la inversión fue quitada del acuerdo y Urtubey accedió a firmarlo. Este impuesto, además, iba destinado a la ación para un fideicomiso y se sumaba al 3% de regalías que cobran las provincias sobre la facturación de las mineras.

“Una vez que sacaron las cargas tributarias extras, la Cámara bajó el nivel de presión y quedó para una segunda instancia la concreción de un acuerdo del que también participen empresas y sindicatos para dotar de mayor competitividad a la industria”, aclaró el directivo que consideró que esos otros puntos constituyen mejoras normativas.

El gobernador de San Juan Sergio Uñac, dijo a la prensa en declaraciones posteriores al acto en la Casa Rosada que para destrabar la firma del Pacto “El punto de equilibrio fue que los proyectos mineros que están en explotación van a continuar con el mismo esquema jurídico e impositivo. Los nuevos proyectos tienen topes de regalías de 0 % a 3 % de la facturación; los fideicomisos de 0 % a 1,5 %; y se eliminó ese 1% que iba a un Fondo Federal que era para las provincias. Se eliminó porque nos parecía que eso cargaba impositivamente a los proyectos y no era una buena señal” para atraer inversiones.

El país del nuevo acuerdo minero

EL TRIBUNO

FABIÁN RUOCCO

Desde el Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT) celebramos la firma del nuevo Acuerdo Federal Minero, que tuvo lugar el martes pasado.

Con esta herramienta el Gobierno renueva sus esfuerzos para impulsar la actividad minera en un marco de desarrollo sustentable y con una visión clara para la Argentina del siglo XXI. Sin embargo, para que el país aproveche al máximo sus ventajas comparativas y posicione al sector en el nivel que le corresponde de acuerdo a su potencial, debemos definir el modelo de gestión de los recursos naturales que queremos encarar. Esta definición necesita de voluntad política, sí.

Pero también de una adecuada caja de herramientas que permita a la administración pública gestionar de manera efectiva los interrogantes que definirán qué tipo de sector minero queremos. ¿Cómo manejar la abundancia de recursos promoviendo al mismo tiempo la diversificación industrial? ¿Cómo fomentar la participación ciudadana y el control estatal, evitando a la vez el surgimiento de burocracias ineficientes? ¿Cómo promover el sector sin ser cautivo de las empresas trasnacionales y asegurando el cuidado responsable y sostenido del medio ambiente? ¿Cómo transformar en hechos reales los cinco capítulos de este acuerdo minero?

En este sentido, podemos destacar algunas resoluciones interesantes de este nuevo acuerdo que reunió a más de 150 especialistas, funcionarios del Gobierno nacional, representantes provinciales, diputados, referentes de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) y de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA) en diferentes mesas técnicas y ejecutivas:

 -La constitución de una mesa del litio, la carnada pensada para atraer potenciales inversiones. La mesa estará integrada por expertos de la Nación y de las provincias productoras para consensuar reglas para explotarlo. El 37% de las reservas mundiales de este mineral clave en la fabricación de baterías para celulares, autos eléctricos y almacenamiento de las energías renovables se encuentra en la intersección de Argentina con Bolivia y Chile. El valor de la tonelada superó los US$7.400 promedio en 2016 y eso explica que una larga lista de empresas foráneas estén observando al sector con detenimiento.

 - La inclusión de aspectos comunitarios y sociales, de desarrollo productivo y gestión ambiental minera a tener en cuenta.

 - La institucionalización de los fideicomisos como una herramienta efectiva. En el caso de San Juan financió obras de electrificación, cloacas, de agua, pavimento, iluminación, centros de salud, escuelas. Esto garantizaría transparencia de los recursos económicos que recaudarían las provincias. 

 - La carga tributaria en un 3% sobre la facturación bruta (que fue uno de los puntos más discutidos, especialmente con el sector empresarial).

Con la audacia que lo caracteriza, el secretario de Minería de la Nación, Daniel Meilán, explicó que los pasos que siguen son dos reuniones más (una en Buenos Aires y otra en el interior), para lograr que este nuevo acuerdo pueda ser elevado al Congreso de la Nación y discutido allí, antes de fin de año. Pues ya cuenta con las firmas del Presidente y de los gobernadores de casi todas las provincias, salvo por Chubut, La Pampa y La Rioja, que esta vez no acompañaron el acuerdo. 

Así que aquí estamos: expectantes en un momento de alteraciones y discrepancias. Algo así como una época en la que todo -o casi todo- puede pasar, pero en la que nada -o casi nada- puede emprenderse con un mínimo de certeza de que se llevará a cabo. 

Esta segunda oportunidad     para la minería argentina nos convoca para ser los arquitec    tos del futuro y no sus víctimas. Ojalá que así sea.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual