MERCADOS

Cobre sub-US$ 3: Opinan expertos de Chile y Perú

¿Se acaba el "veranito de San Juan" para el cobre?: Expertos debaten tras últimas fuertes bajas

MINING PRESS/EMOL

Patricia Marchetti y Fernanda Villalobos

El 29 de agosto pasado el metal rojo llegó a su máximo nivel desde noviembre de 2014. No obstante, en solo cinco días ha acumulado una baja de casi 5%. ¿A qué se debe este fenómeno? Tres especialistas entregan las claves.

Luego de pasar por una muy buena racha durante varias semanas y que incluso impulsó a mayores excedentes para Codelco, el cobre acumuló en estas últimas cinco jornadas una baja de 4,38%. Entre el 31 de diciembre de 2016 y el 29 de agosto de este año el commodity registró un alza de 23,5%, llegando ese día a US$3,08, su valor más alto desde el 3 de noviembre de 2014.

Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plumining

No obstante, este martes llegó a los US$2,99 en la Bolsa de Metales de Londres, en línea con el rebote del dólar a nivel global después de calmarse las tensiones desde Corea del Norte y tras el paso del huracán Irma en EE.UU., que dejó mucho menos daños a los anticipados.

Uno de los factores que presionaron a su precio fueron algunas cifras macroeconómicas de China, el principal consumidor de metal rojo del mundo, las cuales se ubicaron por debajo de las expectativas del mercado, haciendo que el dólar se fortaleciera a nivel internacional. Ante esta situación,

¿Se acaba el "veranito de San Juan" para el principal producto de exportación nacional? Tres expertos debaten y explican sus posiciones al respecto. ¿Se acabó la racha alcista del precio del cobre?

El factor que impulsó el alza de precios de cobre es el dato del crecimiento de China mayor a lo esperado, y la razón que ha ido moderando las expectativas de alza son los datos del comercio exterior que se conocieron hace algunos días, por lo tanto este dato de comercio de cierta manera pone un poquito más de cautela respecto de esa situación.

Yo le resto dramatismo a estas oscilaciones de precios, es totalmente normal que se produzcan períodos de ciertas correcciones después de un alza tan fuerte como la que experimentó las semanas pasadas. Además, está asociado principalmente a algunas tomas de ganancias. No creo que esta baja de los últimos días sea para alarmarnos y pensar que el alza que experimentamos hace meses sea artificial.

Francisca Pérez, economista senior Bci Estudios. 

La caída era algo que estábamos esperando, nosotros tenemos proyectado hacia fin de año que el cobre debería cerrar en torno a los US$2,80 la libra y ver niveles más bajos que eso es difícil porque la demanda sigue fuerte.

La baja tiene más que ver con los fundamentales que está mostrando el cobre, porque lo que había estado llevándolo a precios más elevados era, más que nada, el tema de tensiones geopolíticas y la entrada de inversionistas que estaban apostando muy fuerte a favor del precio del cobre.

Pero vemos una demanda fuerte por parte de China (...) aunque debería disminuir un poco en el margen porque en la primera mitad del año estuvo muy acelerada. Sin embargo, sigue siendo un muy buen nivel de demanda que debería mantenerse en niveles altos.

Gustavo Lagos, académico del Centro de Minería PUC

El cobre va a seguir en torno a US$3,00 la libra, no necesariamente por sobre ellos lo que queda de año pero sí en torno. No lo veo como que se terminó el veranito de San Juan. Hubo una serie de factores que hicieron que el precio subiera mucho durante el año pero esa fuere demanda creo que ha seguido muy estable dentro de todo pero el factor que contribuyó fue el que China impusiera una restricción a la importación de chatarra, lo que produjo una presión alcista.

Pero esta caída no es muy fuerte, es pequeña, podemos esperar volatilidades importantes pero el precio no va para abajo, yo creo que va a estar estable, en torno a US$3,00, entre US$2,90 y US$3,00 (...) pero yo no le asignaría una mayor importancia a que baje tres o cuatro centavos.

 

Los inversores que ignoraron las advertencias acerca del rally del cobre están sufriendo

EL MOSTRADOR

Después de acumular las mayores posiciones hasta ahora, los gerentes de cartera vieron cómo el valor del metal se desplomaba la semana pasada, poniendo fin a la racha alcista más prolongada en una década. Si bien la oferta mundial de cobre se está contrayendo, Barclays había advertido a los clientes en agosto que los déficit de producción estaban "siendo exagerados", BBVA Chile hizo advertencias similares y Goldman Sachs señaló que el metal se situaba alrededor de un 10 por ciento por sobre un valor justo. Hasta Oscar Landerretche, presidente del directorio del principal productor, Codelco, había dicho que las alzas no eran sostenibles.

Los fondos de cobertura pasaron por alto las advertencias sobre el fuerte auge del mercado del cobre y eso puede haberles costado caro.

Después de acumular las mayores posiciones hasta ahora, los gerentes de cartera vieron cómo el valor del metal se desplomaba la semana pasada, poniendo fin a la racha alcista más prolongada en una década. Si bien la oferta mundial de cobre se está contrayendo, Barclays Plc había advertido a los clientes en agosto que los déficit de producción estaban "siendo exagerados", y Goldman Sachs Group Inc. señaló que el metal se situaba alrededor de un 10 por ciento por sobre un valor justo. Hasta Oscar Landerretche, presidente del directorio del principal productor, Codelco, había dicho que las alzas no eran sostenibles.

“El cobre, realmente, es montarse en una ola de fervor especulativo”, dijo Chad Morganlander, gerente de cartera en Florham Park, Nueva Jersey, de Stifel Nicolaus & Co., firma que administra US$240.000 millones. “Un retroceso como este no debería ser una sorpresa para nadie”.

Los fondos de cobertura y otros grandes especuladores aumentaron sus posiciones largas en el cobre, o la diferencia entre las apuestas a un aumento de precios y las apuestas a una baja, en 0,4 por ciento a 125.376 contratos de futuros y opciones en la semana que terminó el 5 de septiembre, de acuerdo con los datos de la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos dados a conocer tres días después. Las posiciones cortas aumentaron por primera vez en seis semanas.

Los futuros de cobre para entrega en diciembre en la Comex de Nueva York cayeron 2,5 por ciento la semana pasada, concluyendo una racha de ocho semanas de aumentos semanales para el contrato más activo, el periodo más largo desde mayo de 2006. El lunes, los precios subían 1,1 por ciento a US$3,074 la libra (0,45 kilogramos) a las 8:10 en Nueva York y seguían situándose un 47 por ciento sobre los niveles de un año antes.

Producción minera

La preocupación por la oferta está cediendo luego de que Freeport-McMoRan Inc. con sede en Phoenix dijera el 29 de agosto que se estaba preparando para vender una participación mayoritaria en la mina de cobre Grasberg a inversores locales. La medida es parte de un esfuerzo para poner fin a una disputa con el gobierno indonesio por los términos de su contrato para operar en el país.

El acuerdo podría reducir el riesgo de nuevas interrupciones de la producción e incluso podría llevar a una “sorpresa positiva” en la producción minera de 2018, dijo Standard Chartered Plc en un informe del 4 de agosto. Las expectativas de una recuperación de la oferta podrían incidir en los precios, señalaron analistas del banco con sede en Londres entre los que se contaba Nicholas Snowdon.

Las interrupciones en Grasberg y la mina chilena Escondida de BHP Billiton Ltd. redujeron la producción mundial en los primeros cinco meses del año, provocando un déficit de metal refinado durante tres meses consecutivos hasta mayo, según el Grupo Internacional de Estudio del Cobre con sede en Lisboa.

El déficit de este año ascenderá a 156.000 toneladas a medida que el crecimiento de la producción minera se desacelera en medio de una mayor demanda china, dijo Dane Davis, analista de Barclays, en una nota fechada el 29 de agosto. Sin embargo, agregó que la situación actual de la oferta no durará y que los precios podrían bajar en el cuarto trimestre. En otro informe, expresó que un cobre por sobre US$3 “está sobrevaluado y es insostenible”.

 

Se ha aprendido muy poco

LA REPÚBLICA

HUMBERTO CAMPODÓNICO

El aumento del precio del cobre ha llevado a muchos analistas y también al gobierno a pronosticar un nuevo ciclo de crecimiento de precios. Con la calculadora en la mano, se prevé un aumento en los ingresos fiscales por impuesto a la renta y regalías, lo que podría solucionar –aunque sea en parte– el problema de la caída de los ingresos fiscales en los últimos años.

A ello se añaden las noticias sobre la próxima entrada de algunos proyectos. El más importante sería Quellaveco en Moquegua, de Anglo American, con una inversión de US$ 5,000 millones. Este proyecto tiene licencia social y en ello jugó un rol clave Martín Vizcarra cuando era Gobernador de la Región. Dicho esto, el Directorio aún no le da la “luz verde” final a la inversión.

También están la Mina Justa (cobre, Ica) del Grupo Brescia con US$ 1,350 millones, así como la ampliación de la mina de cobre Toromocho de Chinalco por US$ 1,300 millones. Los acompaña la mina de hierro Pampa del Pongo, del grupo chino Zhongrong Xinda, con US$ 1,500 millones, a la cual se sumaría Michiquillay (cobre, principalmente) en Cajamarca, con US$ 2,000 millones, a ser licitada por Proinversión. Tía María del Grupo México también está en el bolo pero no cuenta hasta ahora con licencia social.

Pero los “buenos deseos” no significan que se viene un nuevo ciclo de altos precios. Dice Nouriel Roubini que los pronósticos no han sufrido grandes alteraciones, pues, de acuerdo a la data del London Metal Exchange, las importaciones han crecido poco y los inventarios globales apenas si han caído, aunque algo más en China –dicha caída empuja al precio al alza pues se tienen que reponer los stocks– (Roubini Monitor, 08/09/17).

Es por eso que muchos miran a los factores especulativos para explicar el alza. Según la Comisión de Futuros de Commodities (CFTC), organismo del gobierno de EEUU, las posiciones netas de los negociadores (“traders”) no comerciales (especulativos) en los mercados de futuros de Chicago y Nueva York han venido subiendo fuerte, pasando de menos de 20,000 a 48,863 contratos desde julio hasta el 5 de setiembre, un alza superior al 100%. Dice el CFTC que los contratos en manos de los “traders” especulativos superan a los comerciales.

En los últimos días el “rally” del cobre ha tenido algunos retrocesos, lo que estaría reflejando su fragilidad. Bloomberg dice que “Barclays había advertido a sus clientes en agosto que las caídas en la producción habían sido exageradas, mientras que Goldman Sachs dijo que el cobre estaba sobrevaluado en 10%. Hasta Oscar Landerretche, presidente de Codelco, dijo que las ganancias de los últimos meses no eran sostenibles” (Bloomberg, 12 de setiembre).

Sea lo que fuere, lo que se instala aquí es un debate central acerca de la excesiva dependencia de los países en sus recursos naturales, como la minería para el Perú y Chile, los hidrocarburos para Venezuela, Ecuador y Colombia y los productos agrícolas en el caso de Argentina y Uruguay.

Desde nuestro punto de vista, no se trata de recusar el aprovechamiento de estos recursos (siempre que cumplan con la licencia social, fiscal y ambiental) sino de ubicar la estrategia de desarrollo en un contexto que permita prender otros motores para lograr el crecimiento y el desarrollo económico. Hasta el Banco Mundial ya nos ha dicho que las políticas que nos llevaron a ser un país de ingresos medios-altos no son aquellas que nos llevarán a sobrepasar la barrera de los US$ 12,000 anuales de ingreso promedio per cápita para llegar a ser un país de ingresos altos.

Y, ojo, no olvidemos que los “ingresos promedio” de hecho esconden la desigualdad de los ingresos al interior del país. Justamente, es esa desigualdad la que se expresa a diario en el país y que acabamos de experimentar con la huelga de maestros aunque, claro, esa huelga no solo expresa un “malestar salarial”.

Lo más preocupante es que poco se ha aprendido de la excesiva dependencia en los precios de los minerales, por lo cual no se han sacado las lecciones correspondientes. Esto se aprecia claramente con el “entierro” de la diversificación productiva que ha hecho el Ministerio de la Producción con el Plan del ex ministro Piero Ghezzi. Muchas cosas se pueden criticar de ese Plan, pero no su orientación general que, incluso, fue saludada por los economistas Ricardo Hausman y Dani Rodrik, en el caso de las Mesas Ejecutivas, orientadas a solucionar cuellos de botella en diferentes sectores del aparato productivo.

Y ese impulso trae consigo la consecución del valor agregado y mayores empleos de calidad, así como la posibilidad de diversificar exportaciones. Pero en el gobierno no se piensa así, pues se minimiza la diversificación productiva que, según el ministro Olaechea, “se ha convertido en un mantra, no en una realidad” (El Comercio, 26/07/17). La alternativa sería más de lo mismo: esperar que la improbable alza permanente de las materias primas, aplicando las mismas políticas, produzca resultados distintos. O sea, pedirle peras al olmo.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual