ACTUALIDAD

The Economist: Las commodities no son siempre malas

MINING PRESS/The Economist

La industria minera representa más del 20% de las exportaciones de Sudáfrica y emplea a más de 450,000 personas. Pero también contribuye a la volatilidad de la economía de Sudáfrica y la pugnacidad de su política 

Los postes de luz en Kliptown, Sudáfrica, no siempre están parados de manera firme. Uno a uno, están cargados de cables que llevan electricidad robada de un barrio cercano. Muchas familias en este suburbio de Soweto, un antiguo municipio de Johannesburgo, todavía están abarrotadas de viviendas improvisadas.

Cuando hace calor en el exterior, la temperatura interior es “dos veces mayor”, dice un residente, que comparte seis habitaciones con otras 20 personas. Y cuando se vuelve frío, el frío dentro también es “dos veces mayor”. Mientras que, el gobierno está invirtiendo fuertemente en el proyecto Walter Sisulu Square, donde en 1955 el Congreso Nacional Africano (ANC) y sus aliados adoptaron la Carta de la Libertad, una declaración de principios para una nación post-apartheid.

Los compromisos de la carta, escritos en piedra sobre un monumento en la plaza, incluyen la demolición de barrios marginales y la construcción de suburbios bien iluminados. También incluyen transferir la propiedad de la riqueza mineral bajo el suelo a la gente. El contraste entre lo que dice la carta y lo que revela el barrio, indica cómo está quebrado el sistema, dice un ocupante. Recursos Los recursos bajo el suelo de Sudáfrica, incluyendo mineral de hierro, metales preciosos y carbón, deberían ser considerados como una bendición absoluta. Johannesburgo, la ciudad del oro, debe su existencia a estas riquezas.

Su paisaje todavía está salpicado de “relaves”, de la minería y canteras. La industria representa más del 20% de las exportaciones de Sudáfrica y emplea a más de 450,000 personas. Pero también contribuye a la volatilidad de la economía de Sudáfrica y la pugnacidad de su política. La minera se contrajo 4.7% en 2016, luego se recuperó, creciendo 4.3% interanual en el primer semestre de 2017.

Esta mejora refleja en parte un mayor crecimiento en China, que consume casi la mitad del carbón del mundo, un 30% sus joyas de oro y más del 40% de su acero. Pero las perspectivas económicas de la industria siguen siendo “rehenes” de sus fortunas políticas. Como cualquier industria, la minería debe ofrecer salarios y ganancias suficientemente gratificantes para atraer el capital y el trabajo que requiere en dicho país. A diferencia de otras industrias, sin embargo, la minería tiende a generar exceso de rentas o “rentas” por encima de eso.

Los jefes, los trabajadores y los políticos se sienten tentados a disputar la división de esas rentas, a veces en detrimento del sector en su conjunto. Este tipo de volatilidad económica y amargura política son dos de los “relaves” más problemáticos de la riqueza de recursos, no sólo en Sudáfrica sino en muchos mercados emergentes. En 11 de los 24 países del MSCI’s un ponderador estadounidense de fondos de capital inversión, deuda, índices de mercados de valores, de fondos de cobertura y otras herramientas de análisis de carteras, superaron el 5% del PBI entre 2011 y 2015. Esto calificó a esos países como “ricos en recursos”, según el Banco Mundial.

Las rentas de los 24 miembros en conjunto también representaron alrededor del 5% de su PBI combinado. Muchas de estas economías ricas en recursos han pasado por un ciclo de dos picos o “en forma de M” desde mediados de los años 2000. Su sector de materias primas (como proporción del PBI) alcanzó su punto máximo en la víspera de la crisis financiera en 2007, se hundió, luego se recuperó entre 2008 y 2011 y volvió a vacilar después de 2014.

La primera caída reflejó un colapso de la demanda tras la crisis financiera mundial. El segundo fue más complicado. Una desaceleración en las compras de commodities de China jugó un papel importante, especialmente en el caso del carbón y los recursos relacionados con la construcción, como el hierro. Pero en el caso del petróleo, un aumento en la oferta (y la oferta proyectada) fue más importante.

El auge de la producción de petróleo y pizarra en Estados Unidos impulsó a la OPEP, organización de exportadores de petróleo, a bombear más crudo para defender su mercado compartido. La energía barata, a su vez, redujo el costo de la producción agrícola y amortiguó la demanda de biocombustibles, llevando a precios más bajos para granos y soja. No es fácil hacer frente a un ciclo de mercancías de esta magnitud, impulsado por un auge de la demanda en la segunda mayor economía del mundo, y luego un boom de la oferta en el mayor.

Frente a estas fuerzas globales, las economías emergentes pueden parecerse a la casa de los ocupantes en Kliptown: sus economías funcionan dos veces más caliente cuando los mercados de materias primas se calientan y dos veces más frías cuando la temperatura baja. Pero aunque las economías ricas en recursos no pueden escapar por completo a los altibajos de los ciclos mundiales de productos básicos, pueden hacer mucho para moderarlos. Al contener los aumentos, pueden amortiguar las recesiones.

La clave de esto no radica en la industria minera en sí, sino en el banco central de un país y el ministerio de finanzas. Las economías ricas en recursos necesitan políticas macroeconómicas igualmente ingeniosas. Uno de los mejores ejemplos es Chile. Su regla fiscal limita el gasto del gobierno cuando el precio del cobre excede su tendencia a largo plazo, según lo juzgado por un comité de expertos. Durante un largo y buen tiempo, la restricción fiscal deja espacio para que la minería prospere sin exprimir indebidamente al resto de la economía.

Durante los malos tiempos, deja margen para la flexibilización fiscal para compensar el daño. Los indicadores fiscales de Chile estaban mejor calibrados que la norma que Rusia introdujo en 2008 (y revisada en 2013), en lugar de permitir que un comité independiente estimara el precio del petróleo a largo plazo, Rusia utilizó un promedio retroactivo. Según el FMI, eso resultó en un precio de referencia del petróleo de US$ 85 el barril en 2016, cuando los precios ya habían caído a US$ 42.

Rusia se vio obligada a abandonar su regla fiscal en el 2015. Para entonces, el banco central del país también había renunciado a intentar defender el rublo, permitiéndole caer en línea con el precio del crudo. En ese momento la devaluación de Rusia era humillante. La disminución de la moneda rusa mantuvo constante el valor del rublo de los ingresos petroleros. Y al impulsar la competitividad de Rusia, ayudó a compensar el daño que los bajos precios del petróleo infligieron a la balanza comercial del país.

 

El desempleo es ahora más bajo que en 2013, cuando los precios del petróleo estaban alrededor de los US$ 100 el barril. Habiendo sobrevivido al ciclo de commodities en forma de M, los mercados emergentes ricos en recursos pueden esperar un guión más fácil en los próximos años. El crecimiento de China ha dejado de disminuir y la producción de la OPEP ha dejado de aumentar. La organización decidió en noviembre del 2016 reducir la producción en más del 3% a 32,5 millones de barriles por día (una decisión coincidió con la restricción de otros 11 productores de petróleo, incluida Rusia). América, por su parte, se ha convertido en un “productor involuntario de swing” de petróleo, en palabras de la Economist Intelligence Unit, una compañía hermana de The Economist.

Cuando los precios del crudo caen por debajo de los US$ 45 el barril, los productores de esquisto se retiran, impulsando el precio de nuevo. Cuando los precios suben por encima de los US$ 56, los ágiles operadores de Estados Unidos invierten en nuevas plataformas, empujando el precio hacia abajo. Por lo tanto, otro ataque de la volatilidad de los precios de los productos básicos no debería mermar la recuperación de los mercados emergentes. La inestabilidad económica y la división política a veces asociada con los recursos naturales han causado que algunos economistas piensen en ellos como una maldición, no como una bendición.

En un documento publicado en 1995, Jeffrey Sachs y Andrew Warner, dos economistas de Harvard, encontraron que las economías dependientes de las exportaciones de recursos crecieron más lentamente que otras no tan “bendecidas”. Los economistas han cuestionado si la “maldición de los recursos” es real. En lugar de la dependencia de recursos que conduce a un crecimiento lento, podría ser al revés. Pero el pensamiento económico sobre este tema también es propenso a la división y los cambios en el sentimiento. Varios investigadores han cuestionado si la maldición de los recursos es real o simplemente una ilusión estadística.

El estudio de Sachs-Warner, dice que puede verse afectado por la causalidad inversa: en lugar de la dependencia de recursos que conduce a un crecimiento lento, podría ser al revés. Esto se debe a que los dos autores calculan las exportaciones de recursos como una proporción del PBI, de manera que cualquier cosa que disminuya el PBI aumentará mecánicamente la dependencia de recursos según su medida, creando la ilusión de un vínculo causal entre los recursos y el crecimiento. Los economistas pueden haber perdido las bendiciones de los recursos naturales porque estaban buscando en el lugar equivocado.

El petróleo, el oro, el cobre y otras dotaciones pueden aumentar el nivel del PBI, pero no su tasa de crecimiento. Imagine, por ejemplo, una economía de US$ 100,000 millones que crece al 1% al año. Supongamos que de repente descubre un gran depósito de platino, que produce un ingreso adicional constante de US$ 100,000 millones, año tras año.

Eso duplicaría el PBI del país a unos US$ 200,000 millones, lo que beneficiaría a su población. Pero también reduciría a la mitad la tasa de crecimiento del país, porque ahora la mitad de esta economía de US$ 200,000 millones está creciendo al 1% y la otra mitad no. Graham Davis, de la Escuela de Minas de Colorado, llama a este fenómeno “arrastre de recursos”.

En Sudáfrica, la industria extractiva ha estado creciendo más lentamente que la economía en su conjunto desde 1980, arrastrando el crecimiento general del PBI de Sudáfrica en aproximadamente 0.4 puntos porcentuales. Pero tener los recursos y la resistencia es aún mejor que tener ninguno de los dos. Patricio Meller de CIEPLAN, un grupo de expertos chileno, calcula que los economistas han estado sesgados contra los recursos naturales desde que Adam Smith, que fue testigo de impresionantes avances en la fabricación de alfileres, pero estatismo en la agricultura. Incluso en el día de Smith que fue un error, dice el Sr. Meller.

Después de todo, la revolución industrial británica debía mucho a la minería del carbón. Meller ve los recursos naturales en su país como una plataforma para la innovación tecnológica. Muchos de los camiones que sirven a la industria minera de Chile, por ejemplo, son controlados remotamente por personas sentadas en una oficina en Santiago, a más de 1.000 km de distancia. De hecho, la combinación de tecnologías (grandes datos, sensores de extremo a extremo, análisis) que ahora se aplica a la fabricación avanzada también podría aplicarse a la minería y la agricultura.

La aplicación de nuevas tecnologías a los productos básicos puede aliviar cualquier maldición que los recursos naturales puedan aportar. Sin embargo, su aplicación a la industria manufacturera está planteando un temor diferente en los mercados emergentes ricos en mano de obra. A medida que las máquinas industriales se vuelven más sofisticadas, ¿van a reemplazar cada vez más a los trabajadores industriales? Y si se ofrecen menos puestos de trabajo en el metal-bashing y la confección de ropa, ¿quién los empleará? 

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual