Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

INVERSIONES

Gigantes renovables apuestan fuerte por Chile y con cautela en Argentina

Gigantes globales de energía renovable que apuestan fuerte en Chile, cautelosos en Argentina

ENERNEWS/El Mostrador/Bloomberg

La salida de algunos de los principales desarrolladores de energía renovable del mundo -desde la española Acciona SA y la italiana Enel Green Power SpA hasta AES Corp. de EE.UU.- pone de relieve una prolongada duda sobre la inversión en Argentina. El país tiene una economía en apuros, una historia de nacionalización de empresas de propiedad extranjera y una calificación crediticia comparable a la de Sri Lanka. Todo eso aumenta el riesgo de trabajar allí y amenaza con mantener a las grandes compañías internacionales fuera de un mercado que está acelerando las instalaciones solares y eólicas. 

El mes pasado, Argentina realizó una subasta por US$3 mil millones en proyectos de energía renovable que atrajo a licitantes extranjeros de Estados Unidos, España e Italia, entre otros. Ninguno de los grandes nombres obtuvo contratos, luego de que se asustarán de lo bajo que cayeron los precios.

En cambio, empresas argentinas como YPF Energía Eléctrica SA, Central Puerto SA y Neoen SAS resultaron ganadores en una apuesta por vender electricidad de 66 nuevas plantas de energía, con ofertas de hasta 31 por ciento para energía eólica y 27 por ciento para solar.

La salida de algunos de los principales desarrolladores de energía renovable del mundo -desde la española Acciona SA y la italiana Enel Green Power SpA hasta AES Corp. de EE.UU.- pone de relieve una prolongada duda sobre la inversión en Argentina. El país tiene una economía en apuros, una historia de nacionalización de empresas de propiedad extranjera y una calificación crediticia comparable a la de Sri Lanka. Todo eso aumenta el riesgo de trabajar allí y amenaza con mantener a las grandes compañías internacionales fuera de un mercado que está acelerando las instalaciones solares y eólicas.

“Los jugadores locales tienen una percepción diferente del riesgo en comparación con los grandes jugadores internacionales”, dijo Ana Verena Lima, analista de Bloomberg New Energy Finance en São Paulo. “Los precios en las subastas son bajos dada la madurez del mercado argentino y las incertidumbres que aún rodean al país”.

Enel Green Power, Gener y Acciona son actores claves en el negocio de la energía en Chile, y en la última subasta EGP se llevó la gran parte de los contratos con una oferta muy por debajo lo que se ofreció en Argentina.

La economía de Argentina se ha contraído en tres de los últimos cinco años, pero está mostrando signos de recuperación desde que el presidente Mauricio Macri tomó las riendas del a fines de 2015. Se espera que el producto interno bruto se expanda 2,8 por ciento este año y más de 3 por ciento el próximo año. Si bien la calificación crediticia del país fue elevada en octubre por S&P Global Ratings, sigue siendo cuatro niveles por debajo del grado de inversión. Eso lo pone en línea con mercados emergentes como Jordania, Kenia y Senegal.

Eso está dando confianza a las empresas locales, incluso cuando los inversionistas extranjeros en energía limpia siguen siendo cautelosos. El precio promedio de las ofertas ganadoras fue de US$41,23 por megavatio-hora para la energía eólica, en comparación con US$59,40 en una subasta similar en octubre de 2016, y de US$43,46 por energía solar, por debajo de US$59,70 por megavatio-hora el año anterior.


Subasta exitosa

Desde cualquier punto de vista, la subasta de noviembre fue un éxito para Argentina y sus desarrolladores locales. Las nuevas centrales eléctricas agregarán 1.409 megavatios de energía limpia a la red de Argentina. Eso va a ayudar a Macri a alcanzar su objetivo de obtener el 20 por ciento de la energía del país a partir de fuentes renovables para 2025.

La demanda fue tan fuerte que el gobierno ya está planeando otra, la cual se espera en las próximas semanas. Participantes en la subasta de noviembre propusieron 9.400 megavatios de plantas de energía, casi ocho veces más que los 1.200 megavatios de nueva capacidad que el país estaba buscando inicialmente. No se ha establecido una fecha para la próxima ronda, que agregará otros 600 megavatios de energía limpia al sistema eléctrico de Argentina

Sin embargo, los precios serán aún más bajos. En las subastas de energía de Argentina, los reguladores establecen un techo y los participantes pujan por las tarifas a las que están dispuestos a vender electricidad, y las ofertas más bajas ganan contratos a largo plazo para entregar energía. El techo en la próxima ronda será de US$40,27 por megavatio-hora para eólica y US$41,76 para solar.

Eso aumenta la preocupación de que los precios han bajado tanto, que los proyectos ganadores de la subasta reciente pueden no ser económicamente viables. Los ganadores de subasta que no completan sus proyectos pueden socavar la confianza en la naciente industria. En Brasil, las compañías de energía han pagado multas y devuelto los contratos al gobierno luego de que una fuerte recesión depreciara la moneda y dificultara la alineación de financiamiento.

Javier Giorgio, presidente de la filial Andes de AES, que incluye a Argentina, Chile y Colombia, dijo que Argentina debería asegurarse de que las plantas eléctricas ganadoras terminen siendo construidas.

Aumento de la competencia

“Las tasas de rendimiento del mercado eléctrico de Argentina están disminuyendo y la competencia es cada vez más fuerte”, dijo Giorgio. “Los precios han caído en subastas anteriores, y el promedio fue mucho más bajo que los precios de referencia establecidos por el gobierno para cada fuente de energía”.

Esa preocupación fue compartida por compañías con base en Argentina, incluyendo algunas respaldadas por inversionistas internacionales que tampoco lograron ganar ningún contrato en la subasta.

“Apostamos con 560 megavatios de proyectos solares en la subasta y los perdimos todos”, dijo Doris Capurro, presidenta ejecutiva de Luft Energia, un desarrollador argentino que se asocia con la firma de capital privado estadounidense Castlelake LP. “Decidimos no bajar los precios a niveles que pondrían en peligro nuestra capacidad de obtener financiamiento y construir los proyectos”.

Luft ahora se enfoca en vender energía directamente a grandes consumidores, que necesitan adquirir energía limpia para cumplir con otra de las políticas de Macri que requiere que los usuarios industriales obtengan 8% de su energía de fuentes renovables en 2017 y 20% para 2025.

Otras compañías están adoptando la misma estrategia. Capurro dijo que hubo 40 proyectos que no obtuvieron contratos en la subasta y cuyos propietarios ahora están solicitando permiso para vender directamente a consumidores privados.

“No tuvo sentido exprimir los precios de esa manera en la subasta”, dijo Diego Loureiro, director ejecutivo de Coral Energia, un desarrollador de energía renovable que pertenece mayoritariamente a Iraola Group, una empresa industrial argentina. La compañía no estaba dispuesta a ofertar a menos de US$45 por megavatio-hora. “No hay muchas opciones de financiamiento en el país, por lo que para nosotros ha perdido sentido”.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual