Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

MERCADOS

Gracias Trump: El barril toca máximos de 2014

El petróleo se acerca a u$s 75, el valor más alto desde el 2014

ENERNEWS/El Cronista

Las subas registradas en las últimas dos semanas reflejan mayormente los crecientes riesgos políticos provenientes de Venezuela, Irán y cada vez más, Libia.

Los precios del petróleo rozaron los u$s 75 el barril, su nivel más alto desde 2014. Los operadores creen que esta suba se debe a la ajustada oferta del mercado combinada con el actual aumento de los riesgos políticos para la plaza.

El alza de la cotización, que provocó una pronunciada suba de las acciones de energéticas, llega después de 16 meses de recortes de oferta por parte de la OPEP y de Rusia, que quitaron del mercado 1,8 millones de barriles diarios. Eso barrió lo peor de la superabundancia de petróleo que golpeó los precios hace cuatro años, y ahora Arabia Saudita –el líder de facto de la OPEP– muestra pocas señales de tomar medidas para enfriar la suba mientras trata de financiar su ambicioso y costoso programa de reforma económica y social.

Pero las subas de las últimas dos semanas reflejaron mayormente el creciente riesgo político, aseguran los operadores. La oferta más ajustada en el mercado acrecenta la importancia de las amenazas a la producción, que van desde el derrumbe económico de Venezuela hasta el riesgo de que EE.UU. vuelva a imponer sanciones a las exportaciones de petróleo iraní.

El Brent, la referencia internacional, tocó los u$s 74,75 ayer, nivel 10% más alto que a principios de este mes. "La geopolítica tiene un impacto muy superior cuando el mercado ya se está ajustando", dijo Amrita Sen de Energy Aspects en Londres. "Ya pronosticábamos un déficit de oferta para la segunda mitad del año –que podría reducir aún más los inventarios–, antes de tener en cuenta los riesgos provenientes de Venezuela, Irán y cada vez más de Libia".

Estos tres miembros de la OPEP llaman cada vez más la atención, restando importancia a la recuperación de la industria del shale oil estadounidense, cuya mayor producción hasta ahora no descarriló el alza de precios dado que parece que fue mayormente absorbida por la sólida economía global y el crecimiento de la demanda de petróleo.

La producción de Venezuela disminuyó a su mínimo de 30 años como consecuencia de la crisis económica y política que afectaron el funcionamiento de su compañía petrolera estatal. Irán, que produce más crudo desde que el acuerdo nuclear de 2015 relajó las sanciones contra su sector petrolero, enfrenta la posibilidad de que el presidente Donald Trump de EE.UU. abandone el acuerdo el mes próximo. Libia, donde la producción se había estabilizado en cerca de 1 millón de barriles diarios, enfrenta un potencial vacío de poder debido a que el general Khalifa Haar, cuyas fuerzas tienen el control del este del país y de la mayoría de los puntos exportadores de petróleo, estaría internado en un hospital de París debido a una seria enfermedad.

"La actual suba se debe casi exclusivamente a hechos geopolíticos", dijo Tomas Varga de la firma de corretaje de petróleo PVM en Londres. Los operadores también están atentos a una reunión técnica entre los miembros clave de la OPEP que en estos días se llevará a cabo en Jeddah y en la que revisarán el avance del acuerdo de recortes de producción.

El cártel del petróleo, que mayormente ya cumplió su meta oficial de reducir los antes inflados inventarios de petróleo, gradualmente fue cambiando el objetivo a otras medidas, y aborda cada vez más la necesidad de fomentar la inversión en el abastecimiento futuro. Hay informes de que Arabia Saudita apunta a un precio de u$s 80 el barril o más alto, si bien el ministro de Petróleo del reino Khalid Al Falih y sus asesores evitan mencionar una meta precisa.

Los analistas ven esto como una señal de Arabia Saudita de que está cómodo con el alza y que no hará esfuerzos por disminuir su ritmo, si bien también es poco probable que tome medidas adicionales más allá de los actuales recortes de oferta. Se cree que el reino quiere precios sólidos en parte para elevar la valuación de Saudi Aramco, su petrolera estatal. Hay planes de que parte de dicha compañía empiece a cotizar en Bolsa, una oferta pública inicial de acciones que es central para las reformas económicas que tiene en mente el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

¿Qué tan alto puede Trump impulsar los precios del petróleo?

Oilprice

Arabia Saudita quiere $ 100 de petróleo y Donald Trump podría ayudarlos a lograr ese objetivo.

Detrás de escena, los funcionarios saudíes apuntan a 100 dólares por barril como objetivo, lo que ayudaría a cerrar un déficit fiscal crónico, pero lo que es más importante, inflaría el valor de Saudi Aramco antes de la salida a bolsa de la empresa el próximo año.

Hasta hace poco, parecía que los precios del petróleo de tres dígitos nunca regresarían. El aumento de la producción de esquisto de EE. UU. Prometió mantener los precios del petróleo bajos para siempre, y para cada analista petrolero que predijo un repunte de los precios, había otro que pronosticaba una desaceleración.

Pero el mercado está dramáticamente más ajustado que hace solo unos meses. La OPEP está cumpliendo en exceso con los recortes de producción, la demanda crece a un ritmo rápido y el superávit de inventarios virtualmente se ha ido. En el contexto de un mercado petrolero mucho más ajustado, un corte de suministro inesperado podría llevar las cosas al límite.

El presidente Trump podría ser quien lo haga. Dentro de las próximas tres semanas, la administración de Trump probablemente decida no volver a certificar el acuerdo nuclear de Irán, lo que podría conducir a un retorno a las sanciones. Ha habido una constante especulación de que esto podría ocurrir, especialmente desde que prometió en enero que dejaría de conceder exenciones a Irán sin cambios importantes en el acuerdo nuclear. Pero el mercado del petróleo comenzó a dar la vuelta a la idea de un conflicto intensificado con Irán en marzo cuando Trump reorganizó su gabinete y nominó a algunos agresivos halcones iraníes a su gabinete.

Entonces, en ese sentido, el fantasma de una pérdida de suministro de petróleo de Irán no es exactamente noticia. Pero, lo nuevo es que la pérdida de petróleo iraní podría ocurrir frente a un mercado petrolero mucho más estricto de lo que se había previsto anteriormente, y podría ocurrir en un momento en que Arabia Saudita puede resistirse a intervenir y compensar las pérdidas. Después de todo, Arabia Saudita se ha entusiasmado con la idea del petróleo a $ 100.

Una encuesta de Bloomberg a 17 analistas del mercado petrolero concluye que pronostica una probabilidad del 50-50 de que Estados Unidos imponga sanciones "rápidas" a Irán, lo que parece extrañamente bajo dado que Trump tiene a John Bolton y posiblemente a Mike Pompeo gorjeando en su oreja. .

"Ciertamente está muy por encima del 50 por ciento, es más probable que no. Firma el caso para la historia Brent-en-$ 70-plus. Con Bolton, creo que vamos más allá de la discusión de las sanciones: ¿vamos a empezar a pensar en el cambio de régimen en Irán? ", Dijo a Bloomberg Helima Croft, estratega jefe de materias primas de RBC Capital Markets en su respuesta a la encuesta.

La gran pregunta es qué harían las nuevas sanciones contra Irán a las exportaciones petroleras de la República Islámica. Irán exporta alrededor de 2,1 millones de barriles por día, y las estimaciones sobre el efecto de las sanciones abarca toda la gama. En el extremo inferior, algunos piensan que las sanciones tendrán un impacto mínimo porque Estados Unidos luchará por unir la coalición internacional que el gobierno de Obama armó en los años anteriores al acuerdo nuclear con Irán, un grupo que logró reducir las exportaciones de Irán por más de 1 mb / d.

En el extremo superior, uno podría señalar el hecho de que Estados Unidos no está tratando de prohibir que los países compren petróleo, sino que el Tesoro de los Estados Unidos podría prohibir que los bancos y las compañías hagan negocios con Estados Unidos si continúan negociando. con Irán. En ese sentido, todavía sería complicado para Europa o India, por ejemplo, desafiar a Washington. En otras palabras, incluso sin aliados, Estados Unidos podría poner en riesgo una gran cantidad de suministro iraní.

Fundamentalmente, el presidente Trump es tremendamente impredecible y no siempre está abierto a la razón. La administración de Obama otorgó exenciones y períodos de gracia a países que habrían enfrentado dificultades si hubieran detenido las compras de petróleo iraní, como India, Corea y Japón. No está claro si a Trump le importarían mucho las circunstancias de cada país.

Bloomberg Gadfly señala que la indiferencia de su administración ante la repentina agitación en el mercado del aluminio derivada de las sanciones de Estados Unidos a Rusal, un importante productor ruso de aluminio, sugiere que Trump podría ignorar el caos del mercado petrolero.

Además, hay un ejemplo aún más conmovedor de la voluntad de la administración Trump de sembrar el caos sin pensar demasiado en las consecuencias. Los aranceles inesperadamente rígidos en China han provocado represalias, con los principales aranceles chinos establecidos para entrar en vigor en la soja, el maíz y la carne de cerdo estadounidenses. La industria agrícola estadounidense está en pie de guerra , un electorado que apoyó en gran parte a Trump en las elecciones de 2016.

La agitación en el mercado del aluminio es una cosa, pero enfurecer a los agricultores estadounidenses es otra. Si Trump puede hacer caso omiso de eso, entonces es probable que pueda manejar los altos precios del petróleo. Para colmo, la industria petrolera estadounidense, otra importante circunscripción de Trump, se beneficiaría de los precios más altos, lo que mitigaría las consecuencias políticas.

Para recapitular, la administración de Trump se encuentra a pocas semanas de decidir nuevas sanciones contra Irán. Eso podría poner en riesgo varios cientos de miles de barriles de suministro. Su impulsividad puede significar que hay un corto o ningún período de incorporación de nuevas sanciones, o que muy pocos países reciben indulgencia. Esto ocurre en un contexto de un mercado petrolero mucho más ajustado, y cualquier nueva interrupción podría llevar al mercado a un déficit de oferta. Mientras tanto, Arabia Saudita, que es realmente el único país que tiene los medios para hacer algo al respecto, se contenta con dejar que el mercado se ajuste en exceso, lo que permite disparar los precios del petróleo.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual