Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Herrera: ¿Argentina es el canario de la mina de la crisis turca?

MINING PRESS / ÁMBITO FINANCIERO

JORGE HERRERA

Ni el oro es refugio ante el derrumbe turco. Sin embargo, el caso argentino genera dudas si es la punta del icerberg, o son eventos idiosincráticos.

Los mercados le dieron un respiro ayer a Turquía: la lira recuperó 7% contra el dólar (a 6,35), los CDS a 5 años bajaron 1,95% (a 503 puntos básicos) mientras el rendimiento de los bonos turcos a 10 años sigue por encima del 21% anual. Sin embargo, esta mejora no diluye el principal interrogante de los inversores: ¿es la crisis turca un hecho aislado o, por el contrario, se puede extender a otras economías emergentes y provocar una crisis similar a la de fines de los '90 entre los tigres asiáticos? A lo que suman: ¿es la Argentina, finalmente, el canario de la mina, para los mercados emergentes?

Por lo pronto, mientras se aclara el panorama, los grandes fondos de inversión globales se han refugiado en bonos y acciones de los países centrales de la U.E., principalmente de Alemania y EE.UU. Además suspendieron las operaciones en los países periféricos del euro, con el fin de encapsular el daño potencial, lo que se tradujo en una "cuarentena" para Italia y España por la elevada exposición de sus bancas al riesgo otomano. No hay huida, por ahora, solo operaciones en estado de alerta. Claro que todo puede cambiar si se deteriora aún más la situación. Los gestores de estos fondos internacionales justifican su accionar por la experiencia vivida en 2012 cuando España estuvo cerca de salir del euro y el jefe del BCE, Mario Draghi, respondió con su "whatever it takes" (lo que sea necesario) para frenar la crisis, lo que desembocó en el rescate de la banca española, informó Ambito Financiero.

La coyuntura actual tuvo su correlato en las recientes caídas de las Bolsas de Madrid y de Milán, en la suba de las primas de riesgo de ambos países y en el aumento de los diferenciales de ambas deudas soberanas con relación a la germana. Todavía la sangre no llegó al río, pero todo está en función de cómo evolucione la crisis turca. En medio del conflicto político y comercial con la administración Trump, el Gobierno turco de Erdogan reaccionó con algunas medidas para fortalecer la liquidez de la banca y sostener a la lira pero el mercado exige un ajuste de las tasas de interés, lo que el presidente otomano se niega a hacer. De ahí los rumores de un control de capitales o el rescate del FMI, como las posibles soluciones a la crisis.

Para los grandes inversores el quid de la cuestión es la exposición de los bancos españoles, franceses e italianos a Turquía. Según el Banco de Basilea (BIS), los bancos españoles son los que registran una mayor exposición a Turquía con casi u$s81.000 millones, seguidos por los franceses, con un riesgo de más de u$s35.100 millones, y por los italianos, con cerca de u$s18.500 millones. No extraña que sobre algunos de los principales bancos de estos países hubo una insoslayable huida de los inversores. Sobre todo, en las tres entidades que el BCE dijo haber puesto bajo vigilancia ante el derrumbe de la lira: BBVA, BNP Paribas y Unicredit. En tal sentido, el que más está sufriendo es el banco español, que posee el 50% del mayor banco turco, Garanti.

Crisis asiática

Ahora bien, mientras sigue el derrotero de la crisis de Turquía, los inversores, principalmente, aquellos con posiciones en mercados emergentes mantienen en el centro del radar a la Argentina. Ya desde que el país recurrió al salvataje del FMI sobrevino un "déjà vu" a lo que ocurrió a fines de los '90. Por eso surgió la duda de si Argentina podía ser el "canario en la mina" que alerte de que lo peor aún está por llegar para el resto de los emergentes. Debido a que esto ya se dio durante la crisis asiática de 1997, incluso durante el "taper tantrum" de 2013 (cuando el mercado empezó a descontar las subas de tasas de la Fed en 2015) y después de que Trump triunfara en las elecciones en 2016. O sea, todas estas experiencias dejaron en claro que el mundo se desestabiliza con un dólar caro y el caso argentino puede ser una alerta de lo que está por llegar. Para muchos analistas el contexto no juega a favor ya que se esperan unas tres subas más de la tasa de la Fed este año, mientras el crecimiento global se desacelera y sigue la escalada de la tasa a 10 años de EE.UU. por encima del 3%. Aunque también muchos ponderan que las experiencias vividas en las últimas crisis, hicieron que los emergentes mejoraran sus defensas e instituciones para enfrentar estos shocks. Por eso descartan un efecto dominó y que la sangre llegue al río, más allá de algún impacto de corto plazo, en los más vulnerables.

Al respecto, ayer el Institute of International Finance (IIF) evaluó el posible efecto contagio, a modo de responder a si la crisis turca es un evento idiosincrático. El estudio concluyó que además de Argentina, la lista de vulnerables la integran el Líbano, Egipto, Colombia, Indonesia y Sudáfrica. Estos tuvieron fuertes entradas de capitales y gran proporción del "hot money". Precisamente, la alta concentración de las entradas de capital en unos pocos casos idiosincrásicos, incluida Argentina, es lo que el IIF considera el principal conducto clave para el contagio en todo el espectro de los mercados emergentes.

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual